#EnMisTiempos por Arturo J. Flores

5 cosas que los periodistas musicales deberíamos entender

(con 5 canciones de 2017 que lo ejemplifican)

1.- Nuestra opinión no cambia nada

No importa cuánta energía invirtamos en promover aquello que nos gusta o la cantidad de veneno que derramemos en el papel, en la pantalla o en las redes sociales. La gente no dejará de escuchar lo que le gusta o aquello que nos agrada no se volverá un hit sólo porque lo mandemos nosotros. En realidad nuestro trabajo no tiene la menor importancia. Y qué bueno que así sea. Odiaría lo contrario.

“Live for the moment” de The Sherlocks

(¿Cambió en algo tu vida porque te recomendé esta canción? ¿La escuchaste completa?)

2.- Somos unos mamones

Ningún chile nos embona, diría mi abuela. Si suena a Europa nos parece copia; si tiene tintes mexicanos está mal hecho; si regresa alguien del pasado decimos que es un fósil que no tiene nada nuevo qué ofrecer y si es joven, invariablemente también pedestre. Lo bueno es que la música es sorda y no nos escucha quejarnos. Y los músicos deberían –los que aún nos prestan atención– hacerlo.

“A living human girl” de The Regrettes

(¿Me dedicarán las Regrettes un agradecimiento en su próximo disco? Lo dudo.)

3.- Las estrellas están sobre el escenario

Son quienes le sacan el sonido a un instrumento. Los que mezclan un beat. Los que despiertan pasiones y/o repulsión. Las horas que invertiste “curando” una lista, corrigiendo un artículo y las toneladas de seso que quedaron vertidas sobre el escritorio pertenecen a la esfera de lo intrascendente. Nadie tiene porqué considerarnos una autoridad, quitarse el sombrero cuando entramos en la habitación o invitarnos una cerveza. Los músicos hacen bien en usarnos como chanclas. Nos lo merecemos por pretenciosos.

“Over The Edge” de Belako

(¿Es bueno porque a mí me gusta?)

4.- Existe la palabra “No”

¿Te enoja cómo te tratan en una conferencia de prensa? No asistas. ¿Te enfada el cartel de un Festival? No lo cubras. ¿Te asquea el disco? No lo escuches. ¿Te salen ronchas cuando escuchas reggaetón? Ponte audífonos. ¿No lo quieres entrevistar? Vete. ¿No entiendes que a alguien no le gusten los Beatles? No necesitas entenderlo. De nada te sirve, ni le sirve a la música que estés donde no quieres estar. No conseguirás tampoco evangelizar a nadie. Porque tu gusto no necesariamente es buen gusto. Sólo es tuyo y ya.

“Ubu” de Methyl Ethel

(La puse porque es de 2017, pero no la soporto)

5.- No todos son melómanos

Ni tienen que serlo. Hay gente que disfruta escuchando la misma música de siempre. Ajena a las novedades y las tendencias. Ignorante de listas, toptens, recomendaciones y hypes. Dependiente de sus hábitos y nostalgias. Para que me entiendas, hay que gente para quien la música no es prioridad, primera necesidad ni mucho menos causa de vida o muerte. Representa para ellos sólo algo que suena de fondo. Y son perfectamente felices. Mucho más que tú intentando hacerles ver “su error”.

“Bad Bussiness” de Little Hurricane

(A mí papá le tiene sin cuidado esta canción)

Por eso,

Escribe desde la humildad y con alegría,

Lo demás vale madre

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here