Marina Abramović es una de las más grandes representantes del performance actualmente. Su carrera repuntó en el momento en que llevó al extremo los límites del cuerpo. Sus performance revolucionaron en tanto que ella comenzó a ser protagonista, y además incluyó la participación del público en sus actos. A partir de sus intervenciones, marcó el mundo de las artes vivas.

Y cuando pensamos que no nos podía sorprender más. Su carrera se ve envuelta en otra polémica, decidiendo en torno a su performance lo que sí o no es arte. En esta ocasión como parte del proyecto Pastry Portrait, Marina ha hecho macarrones sabor a ella. Junto con la marca de postres de lujo Kreemart, la artista ha logrado que los ingredientes del postre puedan transmitir su esencia.

Con sabor a café, albahaca, semillas de cardamomo, tomillo y otros olores que recuerdan a viajes de la artista, los macarrones ya están disponibles en Londres. Se espera que pronto puedan adquirirse en Paris, Milán, Nueva York, Miami y Tokio. También los colores hacen alusión a la vida de la artista serbia.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here