Un texto de Aarón Enríquez
Fot:: Alice True Colors

Hace veinte años hubiera sido muy surrealista pensar que una banda peninsular estuviera llamando la atención en el centro de México, y que ésta fuera originaria de la península de Yucatán y no de la Ibérica, cómo era común en aquellos años. Pero a estos angelitos, surgidos de una generación completamente distinta (la de los millennials) les suena a poco lo relacionado con aquel Rock en Tu Idioma ochentero y demás motes que les remitan a algo que haya sucedido antes del 2005, si bien nos va.

Sus referencias pasan más por propuestas internacionales como Shook y Chromeo, y están más preocupados por conseguir que su música sea tan global para que la gente la baile lo mismo en el Paseo Montejo que en South Beach. Ahora forman parte del cartel del festival Lunario-Tierra Adentro (tocarán el 29 de julio junto a Paulo Piña, Ampersan e Iván García y los Yonkis y están estrenando un nuevo sencillo, “Miami”, del que también nos cuentan su origen, además de algunos datos sobre el proyecto.

¿Siendo originarios de la Península de Yucatán, cómo influye su entorno en la creación de sus canciones?

El ritmo de vida en la Península, en específico en Mérida es muy tranquilo a comparación de la Ciudad de México; suponemos que de alguna manera se refleja en canciones mas “relajadas”, aunque a ciencia cierta nunca hemos estado un periodo de composición largo en otras ciudades, así que no sabemos que tanto nos cambiaría o influiría el entorno. El futuro nos dirá.

En el centro del país quizá se sabe muy poco sobre proyectos que surjan de aquellos lugares, ¿qué tanto influye el centralismo musical en este sentido y cómo lo han intentado combatir?

Influye de manera significativa; muchos proyectos del centro vienen aquí a presentarse de manera exitosa, pero pocos de aquí van hacia el centro de la misma manera, no es algo nuevo y tampoco es algo que pase solo en la península, sino en la mayoría de los lugares de provincia. Son las consecuencias de vivir en un país con una escena/industria tan centralizada; aunque tampoco lo vemos como algo tan malo.

La idea es que aunque aún no estemos residiendo en la Ciudad de México, estemos presentes en la escena nacional, porque las cosas se mueven de ahí al resto del país (haciendo algunas buenas presentaciones, interactuando en las redes sociales, haciendo plan de medios, relaciones públicas, etc.). Aunque somos conscientes que en el camino de cualquier artista es necesario en algún punto mudarse al centro para poder seguir expandiéndose; ya nos tocará.

Ya habían estado en la Ciudad de México tocando en el Festival Ajusco, pero nunca han tocado en el Lunario, ¿es un escenario que intimide?

No, es algo para lo que hemos estado trabajando. Es algo que realmente queríamos, nos da emoción, ansias, pero sentirnos intimidados nunca. Estamos preparados para escenarios de esta calidad; es el fruto de lo que ha estado haciendo todo el equipo de Alice True Colors en los últimos meses.

¿Cuál es su opinión respecto a una iniciativa como el Festival Lunario Tierra Adentro?

La verdad estamos asombrados. Cuando nos contaron por primera vez de la propuesta del festival, creíamos que era muy poco probable que se realizara un evento de este tipo en un lugar con la importancia del Lunario del Auditorio Nacional. Es verdad que últimamente hay más festivales que apoyan las propuesta emergentes, pero esto definitivamente es otra cosa.

¿Cómo encontraron el rumbo del sonido que querían para la banda?

Fue un proceso medio largo, porque probablemente al principio, ni siquiera por separado, estábamos seguros de lo que queríamos, pero con el paso de los años compartiendo tanta música entre nosotros e ir experimentando fuimos encontrando el sonido que nos identificaba. También fue un proceso de mucho aprendizaje, siempre siendo muy analíticos con los álbumes o las bandas que nos gustaban, preguntándonos: ¿por qué suenan así? Creemos que es la mejor manera de encontrar ese sonido.

Nos gusta mucho el concepto de Foster The People y Miami Horror, que a pesar de usar muchos elementos electrónicos en sus álbumes, el formato de show es con full band y tienen muchísima energía en sus presentaciones; es una gran combinación entre elementos orgánicos y digitales, no sólo un DJ con buen equipo o una banda limitada sólo a lo que puede tocar cada integrante a la vez. De las bandas que nos influyen nuestros favoritos son Chromeo, Breakbot y Shook.

¿De dónde surgió la canción “Miami”? ¿Todo el resto de su nuevo trabajo irá por la misma línea?

Fue el nombre con el que se guardó la primera sesión de tracking de esta canción; en ese momento “Miami” sólo era una referencia, tal vez porque habíamos estado escuchando un álbum o viendo una película relacionada con dicha ciudad. Con el paso del tiempo, nunca se le cambió el nombre a las sesiones y empezó a formar parte de la canción, empezó a ser un elemento mas de ella. Definitivamente es una tema que sonaría muy bien mientras recorres South Beach (risas).

Y sí va por la misma línea; es el sonido que estábamos buscando, pero no estamos casados con nada, por ejemplo en “Miami” utilizamos kits de batería 100% electrónicos y algunos samples de cajas de ritmos vintage, porque para nosotros la canción así lo requería, pero eso no significa que ya no usaremos kits de batería acústica, depende qué creamos que sea lo mejor para cada canción, así con todos los elementos.

¿Qué rasgos sienten que comparten con otras bandas que también están en el Festival?

Creemos que compartimos el hecho de ser una nueva generación de artistas que no solo se enfocan en su música, si no también en el concepto completo del proyecto y la manera independiente en la que se manejan. Hemos visto a varios de estos proyectos crecer a la par que nosotros (algunos más) y algunos de por ahí son buenos amigos, así que es un gran line up.

¿Cómo parte de la generación millennial es real que a ustedes ya les molesta escuchar bandas de antaño como Café Tacvba o Caifanes?

Nunca nos hemos sentido identificados o atraídos por esas bandas, entendemos y respetamos lo que representan musicalmente para México; simplemente es cansado ver que después de 10 o 15 años sigan siendo los mismo headliners en todos los festivales. Ya habría que cuestionarse seriamente qué es lo que sucede en la industria musical de México y por qué no salen nuevos artistas de esa talla, como sucede en otros países.

Alice True Colors son: Ricardo Pérez (Guitarra y programaciones); Manu Moguel (Bajo); Eduardo Romero (Synth y voz principal); y Nez Rodríguez: (Guitarra).