TXT: Toño Quintanar

Corría el año de 1991 cuando el escritor Breat Easton Ellis le ofreció al mundo una incendiaria pieza literaria la cual se volvió una feroz crítica acerca de los decadentes excesos de la sociedad occidental.

Odiada tanto por grupos feministas, como por sectores de ultra-derecha; American Psycho es una obra maestra cuya adaptación fílmica se tornó un faro de mordaz incorrección política en medio de un panorama absolutamente alienado y pasivo.

A continuación, te ofrecemos diez datos acerca de esta provocativa cinta.[M]

 

-El aspecto más costoso de la filmación fue pagar por los derechos de las emblemáticas canciones que aparecen en la cinta.

Christian Bale fue advertido por distintos publicistas acerca de participar en una cinta como American Psycho. Los especialistas aseguraban que sería un suicidio para su carrera.

-El papel de Patrick Bateman le fue ofrecido inicialmente a Ewan McGregor; sin embargo, Christian Bale en persona lo disuadió de aceptarlo.

-Cuando la novela original fue publicada, el escritor Breat Easton Ellis recibió numerosas amenazas de muerte.

-El apellido del protagonista, “Bateman”, es un homenaje al personaje de Pyscho (1960): Norman Bates.

-A pesar de que, en la novela original, aparece una buena cantidad de canciones de Whitney Houston; la cinta no contó con ningún tema de dicha cantante. Houston se negó rotundamente a que su música apareciera en la cinta.

-Originalmente, el director David Cronenberg tenía planeado realizar una adaptación de American Psycho con Brad Pitt como protagonista. Desgraciadamente, el proyecto no cuajó.

-Para las escenas de sexo, la directora Mary Harron y Christian Bale se documentaron pormenorizadamente en material pornográfico. Incluso, Bale realizó algunos dibujos con las posiciones que le gustaría intentar.

-Distintas marcas como Rolex, Cerrutti y Calvin Klein se negaron a que sus productos aparecieran durante las escenas explícitas de la cinta.

-A pesar de que la cinta es sumamente violenta; las descripciones ofrecidas por Breat Easton Ellis en el texto original son, decididamente, mucho más explícitas y perturbadoras.