Por Toño Quintanar

Natural Born Killers (1994) es una cinta la cual, valiéndose de un escandaloso y transgresor discurso, se destaca como una de las piezas postmodernistas más memorables e incendiarias del siglo pasado.

Esta historia, creada por Quentin Tarantino y dirigida por Oliver Stone, nos introduce en una serie de violentos contextos los cuales no son más que una representación desbocada de aquellas emociones asociales las cuales, en un abrir y cerrar de ojos, son capaces de consumir los pilares de nuestro mundo normalizado.

A continuación, te ofrecemos diez datos de esta genial cinta:

 

Juliette Lewis (Mallory) realmente le rompió la nariz a Tom Sizemore (Jack Scagnetti) durante una escena de lucha.

200

En una secuencia puede verse al emblemático oso animado de la marca Coca-Cola. Los directivos del popular refresco aceptaron que se utilizara esta imagen sin tener la menor idea del tipo de filme que sería Natural Born Killers.

natural_born_killers_bloody

Aquí puedes ver el opening de la cinta:

Durante el rodaje de la cinta, el director Oliver Stone tocó recurrentemente música tribal africana. Esto con el fin de que el equipo se mantuviera sumergido en una ambientación frenética.

giphy

La edición final de la cinta contiene, aproximadamente, 18 formatos fílmicos distintos.

giphy (3)

Michael Madsen fue considerado inicialmente para el papel de Mickey; sin embargo, la producción decidió que sería mejor utilizar a un protagonista menos “intimidante”.

giphy (4)

Aquí puedes ver una de las escenas más emblemáticas de la cinta:

Oliver Stone declaró que eligió al actor Woody Harrelson como protagonista porque éste tenía “mucha violencia en sus ojos”.

200 (2)

En su tiempo, el político Bob Dole acusó a la cinta de fungir como una apología de la violencia.

200 (4)

El color verde se utiliza recurrentemente a lo largo de la cinta como un símbolo de la locura de Mickey. Podemos ver este color en el pie que le dan en el restaurante, en el letrero de neón de la farmacia y en el cuarto verde de la prisión.

200 (3)

Oliver Stone se inspiró plenamente en la pareja de criminales Bonnie y Clyde para la realización de esta cinta.

Captura de pantalla 2016-08-03 a las 16.33.07

Quentin Tarantino nunca se sintió satisfecho con la versión final de la cinta hasta que, en una ocasión, se encontró con Johnny Cash. El músico se declaró fanático acérrimo de Natural Born Killers y Tarantino no pudo hacer otra cosa más que sentirse sumamente honrado.

giphy (7)