TXT: Toño Quintanar

No cabe duda de que, si hablamos de nuevos clásicos dentro de la historia moderna del cine, The Neon Demon (2016) se torna una mención más que obligatoria.

Dirigida por el sorprendente, Nicolas Winding Refn, eta cinta nos conduce por un viaje lisérgico cuyo poder sugestivo nos recuerda al trabajo de directores como Gaspar Noé; situación a la que se suma una historia que transita entre el drama psicológico y el horror corporal.

A continuación, te ofrecemos diez datos acerca de esta magistral obra.[m]

 

Uno de los más grandes atributos de la cinta es su uso de colores. Irónicamente, el director Nicolas Winding Refn declaró en alguna ocasión tener una discapacidad que le impide distinguir más allá de los colores primarios y de los contrastes entre estos.

Con el fin de prepararse para su papel, la actriz Elle Fanning estudió pormenorizadamente el filme Beyond the Valley of the Dolls (1960).

Cuenta la leyenda que, con el fin de mantener a los actores bajo una atmósfera de visceralidad, en lugar de gritar “¡Acción!” antes de rodar cada secuencia, Nicolas Winding Refn gritaba “¡Violencia, hijos de puta!”.

El director eligió grabar en la Mansión Paramour debido a los rumores que aseveran que dicha construcción se encuentra embrujada.

Durante la escena del club nocturno en la que las chicas se encuentran en el baño de damas, Ruby asevera que el nombre de su labial es Red Rum. Una clara referencia a la cinta The Shining (1980).

Muchos críticos han asegurado que la atmósfera de la cinta se siente como algo fuera de este mundo, casi como una cinta de aliens. Nicolas Winding Refn declaró posteriormente que la cinta se había pensado originalmente para ser un trabajo de ciencia ficción.

Durante el inicio de la cinta, la actriz Elle Fanning debió de permanecer tanto tiempo con los ojos abiertos que sus lentes de contacto se derritieron a causa de las luces.

La cinta de Nicolas Winding Refn, Drive (2011), inspiró al videojuego Hotline Miami. El auto que Dean utiliza en The Neon Demon es idéntico a uno que aparece en Hotline Miami 2.

La escena de necrofilia que aparece en la cinta fue improvisada. Originalmente, el guión sólo dictaba que Jena Malone le diera un beso al supuesto cadáver.

Cliff Martinez, quien colaboró en el soundtrack de la cinta, definió a The Neon Demon como un híbrido entre Valley of the Dolls (1967) y The Texas Chain Saw Massacre (1974).