TXT: Toño Quintanar

A pesar de las diversificaciones plásticas que ha experimentado durante los últimos años, no cabe duda de que el género documental es un fenómeno el cual surgió principalmente como una respuesta ante la apremiante necesidad de capturar una serie de contextos y circunstancias que, por razones de dignidad humana, merecen salir a la luz.

Es así como esta plataforma se transforma en un arma contestataria; un faro de verdad que nos guía en medio de ese océano de inequidades que los sistemas en turno se esfuerzan por institucionalizar de forma absoluta.

La reciente edición del GIFF se vio engalanada por la presencia de una obra maestra la cual rescata las propiedades más subversivas de dicho asunto con el fin de retratar el terror bajo el que la ciudad de Al Raqa (Siria) ha vivido tras el afianzamiento del califato comandado por ISIS. Nos referimos a City of Ghosts (2017), filme dirigido por Matthew Heineman.

Esta producción nos sitúa de forma excepcionalmente personal en los logros y tragedias de Raqqa is Being Slaughtered Silently; proyecto el cual, valiéndose del potencial de difusión del Internet, pretende hacer del dominio público las atrocidades que el alzamiento de ISIS ha gestado a lo largo de la llamada “Capital del Estado Islámico”.

Apoyándose en una serie de secuencias pesadillescas las cuales fueron capturadas por reporteros aficionados quienes arriesgaron su vida y la de sus seres queridos con tal de que la verdad saliera a la luz, esta cinta nos presenta, sin filtros ni eufemismos, un estado de violencia absolutamente apabullante.

Muy lejos estamos de esas producciones políticamente correctas las cuales no tienen el aplomo suficiente como para llevar hasta las últimas consecuencias la labor de registro que es obligación primaria del género documental.

City of Ghosts contiene escenas tremendamente explícitas los cuales parecen sacadas del shockumentary más escalofriante. Esto con el fin de ofrecerle al espectador una serie de referentes palpables los cuales funcionan como una auténtica bofetada que nos obliga a despertar a una realidad plenamente indignante.

En un mundo donde la censura –gestada tanto por los poderes fácticos como por los propios sectores “progresistas”- se impone día a día con su ignorancia sistemática; se torna de vital importancia el surgimiento de un documental el cual sea capaz de utilizar las facultades más afiladas y primitivas de la cámara filmográfica con el fin de desmenuzar la anatomía de un panorama histórico el cual amenaza con sumirse en el silencio total.

Es auí donde radica la importancia histórica y emotiva de City of Ghosts, un trabajo que nos ofrece una muestra explícita de los infiernos que el género humano es capaz de crear de la nada.  

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here