Una selección de Toño Quintanar

El sadomasoquismo es una parafilia que involucra actos de dominación que, sazonados por ciertas dosis de crueldad, despiertan excitación erótica tanto en el “sádico” que inflige dolor, como en el “masoquista” que recibe el castigo.

A pesar de considerarse un tema tabú dentro de múltiples contextos y condiciones, esta práctica se ha visto retratada muy a menudo a lo largo de la historia del cine; forjándose, de esta manera, un cúmulo de trabajos que exponen uno de los rostros más complejos de ese mosaico denominado sexualidad humana.

Por supuesto, la divergencia de este fenómeno suscita la existencia de distintos tipos de discursos que van, desde representaciones decadentistas, hasta obras que se tornan un auténtico llamado a la tolerancia.

Para esta lista, decidimos no sólo reunir filmes de temática propiamente sadomasoquista, sino que también incluimos algunos trabajos que llevan este concepto hacia niveles estéticamente propositivos.

~~

10. La Pianiste. (Michael Haneke, 2002)

Un círculo de poder y sumisión se gesta a lo largo de esta cinta dirigida por el austriaco Michael Haneke. Controlada enfermizamente por su madre, la maestra de piano Erika Kohut (Isabelle Hupert) ve sus frustraciones sexuales y emocionales volcadas en la presencia de Walter (Benoit Megimel); joven alumno que propiciará el recrudecimiento de ese conjunto de desequilibrios que rigen la vida de nuestra protagonista.

9. Hellraiser. (Clive Barker, 1987)

La ecuación entre dolor y placer alcanza límites horrorosos en esta cinta dirigida por el legendario Clive Barker. Mediante una serie de efectismos que señalan a la destrucción corpórea como el punto álgido en la excitación erótica, este filme nos lleva a recorrer un pabellón de aterradores procesos de flagelación; situación entre la que destaca la presencia de los cenobitas y su estética marcadamente sado.

8. El Imperio de los Sentidos. (Nagisa Oshima, 1976)

Controversial cinta donde el goce encuentra su clímax a través de la mutilación y otros aspectos altamente explícitos. El director japonés Nagisa Oshima se vio forzado a enfrentarse a la férrea censura de su país al momento de presentar este sórdido relato que nos sitúa en la compleja y dominante relación acaecida entre una prostituta retirada (Eiko Matsuda) y el propietario de un hotel (Tatsuya Fuji).

7. Saló, or the 120 Days of Sodom. (Pier Paolo Passolini, 1975)

En múltiples ocasiones, Passolini comentó que este filme funge como una reflexión acerca del fascismo y de las incontables vejaciones que se desprendieron de sus mecanismos totalitarios. Mismo asunto que se observa metaforizado mediante la serie de parafilias experimentadas por un grupo de jóvenes quienes, tras saberse a la merced de un poderoso yugo, deben de abrazar la sumisión como su naturaleza absoluta.

 

6. La Matriarca. (Pasquale Festa Companile, 1968)

El italiano Pasquale Festa Companile dirige esta entrañable cinta que, a pesar del paso del tiempo, continúa distinguiéndose como un canto a la liberación femenina. Después de descubrir que su difunto esposo le era infiel, Mimi (Catherine Spaak) decide renegar de la serie de continencias y prejuicios que, hasta ese momento, le habían negado una sexualidad plena. Divertida e inteligente, en su época esta cinta fue toda una declaración de modernidad.

5. Crash. (David Cronenberg, 1996)

Un cúmulo de situaciones extrañamente surrealistas que involucran desfiguración con placer comienzan a proliferar enervantemente después de que un accidente automotriz le demuestra a James Ballard (James Spader) la excitación sexual que puede traer consigo la violencia súbita. Es así como se abre frente al espectador un amplio crisol de parafilias que dotan de nuevos matices a los procesos eróticos basados en la dominación.

4. SM-retcher. (Erik Lamens, 2009)

Estimulante producción que nos sitúa en la serie de dificultades sufridas por un matrimonio que se encuentra pasando por una incómoda monotonía sexual; misma situación que se verá revolucionada cuando esta pareja se inmiscuya en los placeres del sadomasoquismo. El director Erick Lamens construye un relato veraz que funge como un clamor de libertad para aquellos individuos que eligen esta forma de recreación erótica.

3. Histoire d’O. (Just Jaeckin, 1975)

Basada en la novela homónima de Pauline Réage, esta narración audiovisual dirigida por el siempre memorable Just Jaeckin (Emmanuelle) nos presenta a una joven fotógrafa interpretada por Corinne Clery quien, después de ser iniciada en una serie de rituales de índole sadomasoquista, habrá de explorar los múltiples recovecos que se esconden detrás de los roles de sumisión.

2. Il Portiere di Notte. (Liliana Cavani, 1974)

Max (Dick Bogarde), un retirado agente de la SS, sostiene un casi insólito reencuentro con Lucía (Charlotte Rampling), antigua prisionera con la que mantuvo tórridos encuentros sexuales durante su pasado nazi. Ambos personajes habrán de extraviarse en una espiral de emociones encontradas donde abundan los fetichismos de naturaleza sadomasoquista.

1. Secretary. (Steven Shainberg, 2002)

Maggie Gyllenhaal y James Spader protagonizan esta cinta donde una relación laboral común se ve recrudecida hasta volverse un vehículo por medio del cual el espectador explora algunos de los fetiches más estrafalarios en materia de dominación sexual. El director Steven Shainberg logra codificar un discurso que aborda de manera objetiva los aspectos que propician el surgimiento de un “idilio” sadomasoquista.