Para muchos fanáticos de Star Wars, R2D2 es uno de los personajes más elocuentes de toda la franquicia, mejor aún, para los más conocedores Kenny Baker, fue un actor entrañable y el personaje detrás del droide más simpático de la saga, quien ha muerto hoy 13 de agosto.

La noticia surgió esta mañana a través de The Guardian, quien compartió una declaración por parte de su sobrina, Abigail Shield, como tributo al icónico actor: “Era de esperarse, pero es triste de todas formas. Tuvo una vida muy larga y plena. Trajo mucha felicidad a personas y estamos celebrando el hecho de que él era bien querido alrededor del mundo. Todos estamos muy orgullosos de lo que logró durante su vida”.

Baker falleció a los 81 años a causa de una larga enfermedad. El actor, de 1,12 m de altura, se lanzó al estrellato tras filmar por primera vez con el traje de R2-D2 en 1977. Baker será extrañado por muchos fanáticos de Star Wars y profesionales de la industria.

Que en paz descanse. [m]