TXT:: Orquídea Vázquez

 

Corría el principio del segundo milenio, cuando en boca de muchos estaba el nombre de Devendra Banhart, el multifacético artista venezolano de mística apariencia y aires neo-hippies que lideraba el zeitgeist que reinaba entre movimientos musicales como el freak folk y el New Weird America.

Banhart, sin duda, era la piedra angular de una época en la que lo más tradicional del folk americano se fundió con elementos de música avant-garde y pop psicodélico que le impregnaban un aire innovador y moderno. CocoRosie, Joanna Newsom, Antony and the Johnsons o Animal Collective se encontraban entre otros de sus grandes exponentes.

Aquel estrafalario viaje se fue desvaneciendo entre sus propios paisajes de ensueño y la electrónica fue ganando terreno, algunos lo entendieron y mutaron su sonido para seguir en la jugada. Banhart, por otro lado, continúo apostándole al delirio taciturno, respaldado por un séquito de seguidores atrapados por la nostalgia de aquellos movimientos y conquistados por esa seductora aura que aún no lo abandona.

Si de algo no queda duda es que Devendra es un coqueto, un fancy man intentando reinventarse, un hombre que en plena madurez aún admite tener inseguridades, mismas que no lo afligen, sino que incentivan el ímpetu de dar la vida por su arte.

Después de ocho discos, incontables colaboraciones, varias novias guapísimas y un libro que compila otro de sus grandes talentos, nos entrega Ape in Pink Marble, un nuevo material que llega junto con la promesa de lanzar un disco totalmente en español y con la amenaza de gestarse en un romántico exilio a nuestro país.

 

Hace un rato que lanzaste tu primer disco, no imagino todo lo que has vivido a lo largo de esa trayectoria; no has parado, si no estás haciendo música, estás pintando, te vas de gira o sacas un libro…

Devendra Banhart: La última semana que terminé Mala estuve pensando: “apúrate, apúrate, apúrate; termina el álbum para empezar el siguiente”. Lo que pasó es que después de eso empecé a trabajar en el libro, que era sobre los 10 años de mi arte. Fue un trabajo extenso reducir todo a muy pocas paginas. Después arrancamos con el nuevo álbum y hace poco aprendí a tomar fotos. Me di cuenta que en los festivales hay fotógrafos que traen su placa de prensa pero que no tienen acceso total. Yo sí lo tengo y siempre ando por todos lados. Tengo en la mira que mi próximo proyecto será crear un álbum de fotos de distintos artistas y músicos. Así como un álbum que estará compuesto predominantemente en español.

 

Eso es genial, me había resultado extraño que en Ape in Pink Marble no hay ninguna canción en español.

DB: Existían cuatro canciones en español, pero no se incluyeron porque tuvimos que seleccionar las canciones que estuvieran en armonía con el resto. Desafortunadamente las que eran en español no lo lograron y por ello tuvimos la idea de hacer el siguiente álbum en español.

 

 “Para mí lo interesante es el proceso. Trascender el sentimiento de las palabras para adquieran otro sentido y se sientan como un abrazo, como estar perdido en el bosque”

 

Constantemente estás creando arte ¿Crees que la creatividad puede desaparecer si en algún momento dejas de producir cosas 24/7? ¿Si te tomas un descanso largo?

DB: Me encantaría, no me tortures con eso, y aunque amo lo que hago me encantaría poder hacerlo, la verdad nunca he tenido una vacación. Algún día me gustaría. Por  momentos tengo la tarde para mí, no tengo que trabajar o hacer algo y en ese momento voy al jardín. Es bello tener eso, me encanta, pero mi trabajo es 24 horas al día en verdad y soy muy feliz, estoy contento con eso.

 

Entonces jamás has podido corroborar que un descanso largo puede afectar el proceso creativo…

DB: Me encantaría averiguarlo, y si algún día lo hago lo voy a hacer en México. ¿En qué parte? No tengo idea. Sería muy romántico, muy clásico, desaparecerse en México. “¿Qué le paso? ¡Quién sabe! Se fue a México y no lo vimos otra vez”.

 

¿Algún lugar en específico en el que te gustaría desaparecer?

DB: Hay tanto que no he explorado y es por eso que haré una gira muy íntima, muy pequeña, a las ciudades que nunca he ido: Tulum, Puerto Vallarta, Sayulita, muchas lugares que he oído por muchos años y no he podido visitar. Yo he estado en Oaxaca, me encanta muchísimo, pero me gustaría ir a Chihuahua… Cada semana quiero empezar a escribir una carta al gobierno de Chihuahua para que me dejen ir a explorar las cuevas gigantes de cristales, ya que no puedes ir públicamente, tienes que ir con permisos. Hay muchas cosas que tengo que asegurar. Ahorita mi cosa favorita de México es la gente.

 

Esperemos se cierre pronto esa gira…

DB: Vamos a tocar en diciembre en Acapulco

 

¡Uf!

DB: ¿Dices uf porque es horrible o porque es bueno?

 

¡Es increíble!

DB: Bueno, entonces nos vemos allá. Me compras un trago y yo te compro dos (risas).

 

La autocrítica es esencial para el trabajo de un artista. ¿En este punto de tu carrera, esa autocrítica ha aumentado?

Es una buena pregunta y tenía una buena respuesta para ti, pero me critiqué tanto que no te la podría dar (calla y luego ríe). La autocrítica es muy importante, pero también es muy importante confiar en tus contemporáneos, ellos te van a dar un opinión honesta, una opinión de valor; es la única forma para saber es tu amigo de verdad. Si alguien quiere que hagas un buen trabajo, alguna vez te tendrá que decir que no le gusta algo y la única cosa que duele en ese momento es el ego, pero sino es el trabajo el que sufre. Tengo mucha suerte de trabajar con gente que me dice la verdad, hasta el punto en que digo “¡Bueno ya, para, no me digas la verdad, dime que te gusta, coño!

El punto es que por ello no tengo que ser tan autocrítico como lo era antes, ahora para mí lo interesante es el proceso. Contar la historia, tratar de capturar imágenes que pueden ser narrativas o fílmicas, eso me interesa. Trascender el sentimiento de las palabras para adquieran otro sentido y se sientan como un abrazo, como estar perdido en el bosque. Ya estoy tan acostumbrado a que cuando terminó no me gusta casi nada lo que hago, pero ya pare de criticarme tanto, no me hace mucho bien. Haces tu trabajo y es todo lo que puedes hacer.

 

Cómo fue ese proceso para Ape in Pink Marble

DB: Trabajamos en un cuartito muy pequeño, las ventanas estaban abiertas, había un árbol que podíamos ver y unos insectos que nos estaban visitando. En algún punto pensamos en llamar el álbum Peluca sobre larvas o Taco de pescado plateado; pero ganó Ape in Pink Marble porque me pareció una buena metáfora para lo masculino y lo femenino; el mono siendo una cosa muy impulsiva, banal, básica, bruta, física, agresiva y el mármol algo fuerte pero elegante, sofisticado, bello y con una profundidad muy especial, igual que lo femenino.

Casi todo el proceso constó en tratar de aprender a tocar el koto, un instrumento japonés y tratar de gastar las baterías para que los sintetizadores tuvieran un sonido muy particular. Las canciones las escribí relativamente rápido, porque tuve tres años para coleccionar ideas, líneas y posibles narrativas. Cuando pasa eso, hablando subjetivamente, el proceso se vuelve mas rápido.

 

El disco es mucho más tranquilo y en términos de lírica es más literal…

DB: Me gusta oír eso porque odio hacer la misma cosa todo el tiempo.

 

Si te gustó el nuevo disco de Devendra Banhart, deberías checar estos discos también:

CocoRosie

The Adventures of Ghosthorse and Stillborn

Touch and Go Records, 2007

 Tercer disco de estas hermanas, en el que ampliaron su paleta de sonidos hasta lograr una pieza compleja de pop minimalista.

Adanowsky

Amador

EMI, 2010

 Único disco relevante de este artista, cuya carrera podría describirse como “multifacética”.

 

ANHONI

HOPELESSNESS

Secretly Canadian, 2016

Y de repente, Antony Hegarty se vio inspirado por los beats frenéticos y abandonó las cuerdas para lanzar un disco poderoso, político y fatalista.