Por Toño Quintanar

 

The Simpsons es una serie la cual, durante varios años, ha fungido como una de las referencias más inmediatas e incuestionables dentro de la cultura popular contemporánea.

La influencia de la música en este show es innegable. Mismo fenómeno que se ha visto traducido en el surgimiento de una buena cantidad de secuencias donde la iconicidad característica del rock es llevada hacia nuevos y coloridos horizontes.

A continuación, te ofrecemos una lista con diez de los momentos más rocanroleros en The Simpsons:

10.The Who”

Won’t Get Fooled Again es la rola encargada de cerrar este genial capítulo en el que los divisionismos políticos se ven superados mediante la fuerza universal del rock. Roger Daltrey y compañía se ven caracterizados mediante una animación sumamente detallada; misma que toma ciertos aires conmovedores si tomamos en cuenta que el bajista John Entwistle moriría un par de años después de la transmisión de este episodio.

9 .In-A-Gadda-Da-Vida”

Definitivamente, una de las bromas más creativas y magistrales jamás perpetradas por Bart Simpson; misma que da como resultado un momento que se debate entre lo delirante y lo obscuro. Escuchar a los personajes amarillos más emblemáticos de la televisión contemporánea interpretando uno de los himnos mejor logrados del acid rock es algo que sigue provocando carcajadas entre chicos y grandes.

8.Love Kills”

Sid and Nancy (1986), emblemática cinta dirigida por Alex Cox, se ve parodiada en esta hilarante adaptación en la que Bart, Nelson y el resto de los malosos de la primaria de Springfield son caracterizados como la banda más incendiaria dentro de la historia del punk británico. Amor destructivo, punk rock y mucho chocolate son los principales ingredientes de este magistral homenaje.

7. “Los zapatos de Otto”

Un festival de rock sería impensable sin el clásico entusiasta quien, después de haber ingerido su reglamentario cuadro de LSD, comienza a malviajarse de lo lindo en medio de intensas alucinaciones. Al igual que cualquier asistente a Lollapalooza, los converse rosas de Otto sólo quieren divertirse. Una secuencia que nos recuerda que, los mejores chistes de The Simpsons, eran aquellos que se valían de la sencillez más acertada.

6. “Sadgasm”

Este fue uno de los últimos grades episodios de The Simpsons; poco antes de que las pretensiones de los libretistas llevaran al show por una serie de circunstancias francamente desafortunadas. Toda la fuerza explosivamente nihilista del grunge se ve capturada en este instante musical el cual destaca por su precisión conceptual. A esto le sumamos el hecho de que la rola, hay que aceptarlo, no está nada mal.

5. “Walk this Way”

Uno de los cameos musicales más clásicos de The Simpsons. El estrambótico éxito financiero alcanzado por Moe gracias a la “Llamarada Homero” no hubiera sido igual de arrasador sin la roquerísima presencia de Aerosmith. Una aparición la cual, definitivamente, hizo que muchos niños de aquella época se acercaran al regazo del rock n roll.

4. “Bailando en ropa interior”

Los Red Hot Chili Peppers ofrecen un “degradante” espectáculo el cual tiene por finalidad rescatar la carrera del payaso más vicioso y mal hablado de la televisión. La ejecución de Give it Away, la petición de Krusty para cambiar las partes “fuertes” de sus letras y el memorable desenlace en el que el Jefe Górgory y el Doctor Hibbert comparten el entusiasmo desnudista de los RHCP, hacen de este episodio algo memorable.

3. “Happy Birthday, Burnsy”

Toda la esencia insurrecta de la banda comandada por Joey Ramone se ve trasladada al plano de la animación en esta genial secuencia en la que Montgomery Burns recibe un agrio regalo de cumpleaños. La confusión con los Rolling Stones termina de insuflarle a la escena un ánimo roqueramente hilarante.

2. “Bart en decadencia”

“El Show de Otto” es, muy probablemente, uno de los episodios más roqueros en la historia de The Simpsons. Memorables secuencias como el fallido concierto de Spinal Tap, o los brillantes solos de guitarra de Otto; dan fe de dicho asunto. Sin embargo, no cabe duda de que ver a Bart enfrascado en un futuro alterno, en el que ha sido consumido por los fulgores del estrellato, es algo que no tiene comparación.

1. “De gira con The Smashing Pumpkins”

Nada se compara con ver a un montón de adolescentes amarillos tambaleándose erráticamente al ritmo de “Zero”. Todo este capítulo es un enorme homenaje a los ídolos de la cultura alternativa del siglo pasado (Cyprees Hill, Sonic Youth); sin embargo, no cabe duda de que la aparición de la banda que con su “lúgubre” música nos “ayudó a dejar de soñar con un futuro que nuestros padres no podían darnos” es algo genuinamente épico.