Por Arturo J. Flores

En el heavy metal se conoce como “True” al que –como la palabra significa en español– es verdadero. Porque aunque el vocalista de Black Sabbath explica en su autobiografía “I am Ozzy” que nunca fue intención de su banda “inventar el heavy metal” sino tocar blues, sólo que a ellos les salió más pesado, los adeptos a esta música consideran tener suficientes elementos para definir qué es metal y qué no.

Metallica cuenta con tantos fans como detractores, porque muchos “Trues” consideran que hace tiempo la agrupación “traicionó” (y me permito insertar una expresión no propia de mi generación: WTF) los principios del heavy metal y merece ser quemada en leña verde. Curiosamente después del catolicismo, el islam y el futbol, pocas religiones son tan dogmáticas, como los Testigos del Heavy Metal.

Creo en un solo Metal creador del cielo y el Infierno…         

Amarás al Metal por sobre todas las cosas…

Dios te salve Metal, lleno eres de gracia…

 

El 18 de agosto pasado, Metallica estrenó una nueva canción. “Hardwired” es el título y la que abrirá el disco que lanzará en noviembre. Me sorprendió que dure sólo tres minutos. Musicalmente suena bastante al Metallica del disco homónimo (“El Negro”, dicen los trues), aunque su video parezca mucho más una mezcla entre “One”, por las tomas en blanco y negro, y “Fuel”, debido al juego de close ups mientras la banda toca.

Siempre me han molestado los trues. De acuerdo con ellos, sujetos como yo somos una vergüenza para el heavy metal. Porque disfruto de Slayer, Anthrax, Pantera, Ghost, Avenged Sevenfold, Celtic Frost, Animals as Leaders, Texas Hippie Collision, Dark Funeral, Vader y un largo etcétera de bandas que integran el extenso catálogo de géneros metaleros, pero no por eso me avergüenza reconocer que también escucho a Angel Olsen, Courtney Barnett, Kanye West, Megan Trainor y Twenty One Pilots.

Por eso me sorprendió gratamente descubrir que los cuatro integrantes Metallica –cincuentones ya– hicieron públicos sus gustos musicales a través de listados particulares en la cuenta de Spotify del grupo.

Los examiné con escepticismo, esperando encontrar en cada uno los lugares comunes del True. De Black Sabbath a Diamond Head.

Pero no. Resulta que entre los gustos de James Hetfield, Lars Ulrich, Kirk Hammett y Rob Trujillo hay un poco de todo, desde canciones de rock alternativo, reggae, pop, hip hop y algunas que pudieran calificarse como hits para millennials.

¿Placeres culposos?

No lo creo, porque no lo habrían reconocido como tal. Ya sólo los hombres de las cavernas se refieren a una canción como “pecado”.

Aquí van algunas selecciones de Metallica a considerar:

James Hetfield incluye en su playlist “Multi-Love”, un tema de Unknown Mortal Orchestra. Un track carente de guitarras distorsionadas, dobles bombos y gritos de “ooooh yeah” como los que él profiere en el escenario. Para ser James un derechista asesino de osos, también tiene un lado muy cursi.

 

 

¿O qué tal esta otra? “Eyes on fire”, de Blue Fundation? Sin lugar a dudas, el dúo danés de dream pop compone cortes hermosos, dulces, que nos recuerdan a un arrullo sideral. Yo, por lo menos, no me lo imaginaba dentro del iPod del mismo señor que canta: “I’m creeping death”.

 


Lo mismo que a la poperísima Ivy Levan.

 

 

Dense la lista de Hetfield completa. Es una joya casi sin desperdicio. Paradójicamente hasta siento que las canciones de Venom, Ghost y Death Angel son sus verdaderos gustos culposos.

No me sorprende que de los cuatro Metallica, el vocalista sea quien tiene más inscritos a su playlist.

Pasemos a revisar lo que seleccionó el copiloto de la nave metalera. Lars tampoco sintió pudor en reconocer que, cuando no está martirizando tambores, escucha nada menos que a ¡Noel Gallagher! Así es. Esta es una de sus canciones favoritas: “If a had a gun”, de High Flying Birds.

 

 

Qué delicia.

Y cuando se trata de los clásicos; en vez de irse por lo obvio (que sería Dio, Ozzy o Led Zeppelin), Ulrich colocó “Exodus”, de Bob Marley.

 

 

Si a estas alturas un True está a punto de que la rabia le reviente el hígado, déjenme decir aún falta lo peor. Aquí otra selección de DJ Ulrich: 

“Die by the drop”, de The Dead Weater. Rolón.

 

 


Sí, Lars es un poco hipster.

Y eso no es todo. También le prende la música electrónica de vieja escuela. Tipo “Fade away” de Stereo MC’s.

 


Toca el turno al guitarrista. Kirk no quiso deschongarse tanto como sus compañeros. Sus selección apunta más hacia a esa música negra que si bien no es metal, forma parte de lo “respetable” desde el punto de vista true.

¿Pero qué tal ésta?

“Everything in is right place”, de Radiohead. Sí, también Kirk es un poco hipster.

 

 

Finalmente, Rob Trujillo.

Pues no. Este sí, como decimos en México, “le sacó al parche”. Eligió puro metal. O Trujillo le tema a los Trues… o él mismo es True.

Ahora estaría bueno descubrir qué tan metaleros pueden ser los ídolos hipsters. No sé si lo consiga, pero les prometo que lo voy a investigar.

WTF.

Aquí las playlists. [m]