Heteronormativo,
Libera tu ano,
Libéralo, papi.
IRA

#EnMisTiempos por Arturo J. Flores

Todo el reggaetón es sexista. He oído decir, por lo general de gente que no escucha reggaetón. Mi respuesta siempre es la misma. La misma apología masculina y consecuente menosprecio de la mujer existe en otros géneros musicales.

“No recibes nada por nada, eso es lo que haces. Date la vuelta, tengo un uso para ti”. Repuntado este verso además con la nada amable palabra bitch. No es Daddy Yankee, ni Ozuna ni Bad Bunny. Es Guns N’ Roses con “It’s so easy”.

El reggaetón cosifica y sexualiza a la mujer. Todo el reggaetón, dicen sus detractores. Entonces que alguien me explique lo que rapea IRA.

“Vamos únete, perrea este ritmo,
En esto no hay normas, nos meamos en tus juicios”.

IRA es una banda integrada por cuatro feroces MC’s, dos de ellas llamadas Sara, Carmen y Elvira, que se formó en 2015 en Madrid. El grupo se vale del micrófono y sus rimas rebosantes de creatividad y mala leche, para darle la vuelta a cualquier estereotipo impuesto por lo que Def Con Dos define en su canción “A.M.V. (Agrupación de mujeres violentas)” como “el cómodo y sagrado dominio masculino”.

El track número 6 que integra el disco “Arte y Terrorismo”. Agotado en su versión física, pero disponible para escucharse en bandcamp, lleva por título “Libéralo” y es que el líneas arriba cité.

Un reggaetón con todas las de la ley.

Uno que a la letra dice:

“El dominio a nuestro cuerpo, queda redefinido,
placeres y deseos, hoy han resurgido”.

Y dos versos en particular me parecen filosos como los dedos de Freddy Krueger:

“Exigimos espacios liberados/ con este reggaetón nos empoderamos”
“No bailamos para ti/ eso te comunico”.

Paréntesis.

En octubre la colombiana Rosa Pistola le descargó un balazo de declaración al periódico español El País: “El verdadero punk de Latinoamérica es el reggaetón”.

Obviamente hubo quienes simbólicamente pidieron su cabeza en una estaca.

Lo que hicieron fue darle la razón.

Antes, Rosa había dicho durante la entrevista: “En el reggaetón estamos expresando todas esas cosas de las que nadie quiere hablar. Se está hablando de cosas políticas, sociales, de violencia, de sexo, de lo transgresor… (…) El reggaetón tradicional ni siquiera puede sonar en la radio por el tipo de lírica. Claro que es subversivo”.

 

Suena como a que la mayoría de los detractores del reggaetón se quedaron en “Despacito”. Ni siquiera se han interesado por bucear en lo profundo, que es por lo general donde nadan los tiburones. Donde está lo interesante. Ahí burbujea como ácido auditivo la propuesta de IRA.

Su más reciente sencillo se titula “Mantenlo patriarcal”. Un demoledor tema de hip hop, con tintes de trap, subido a YouTube el 24 de mayo del presente año y que suma más de 654,369 visitas.

En una línea, las IRA rapean: “Donde ves imperfección, yo me veo perfecta. Ahórrate el piropo aunque lo merezca”.

Y en la pantalla podemos ver a bailarinas de pole dance con minifaldas cuadriculadas, realizando piruetas en el tubo metálico.

 

Desde hace unos meses que descubrí su música, me atrapó. Me volví fan de IRA. Su valentía y dominio de un lenguaje puntilloso, callejero pero al mismo tiempo inteligente, ingredientes de un discurso corrosivo, me parecen necesarios en un contexto en el que las críticas al reggaetón, hip hop, trap y géneros afines, nunca profundizan. Se quedan sólo en la superficie.

Pero además, en un momento histórico en que las mujeres, en diferentes países, comenzaron a levantar la voz. Acosos sexuales, violaciones, discriminación y profundas diferencias laborales, académicas y sociales, forman parte de un menú de abusos al que no están dispuestas a someterse. Y como toda pelea, merece un soundtrack. Rimas como la de IRA están jugando ese papel.

Lo he dicho muchas veces y lo sostengo. Me falta leer mucho para considerarme un feminista. Pero me gusta operar bajo el sentido común. Aquel que dicta que mujeres y mujeres merecen las mismas oportunidades y que la violencia, en todas sus manifestaciones, debería ser erradicada. Claro que históricamente ellas han sido mucho más depositarias de un imperdonable pisoteo masculino. Movimientos digitales como #MiPrimerAcoso o #YaEstuvo están despejando el humo con que se había cubierto una realidad que, además, permea también el mundo de la música. Porque hemos conocido muchos casos de mujeres violentadas en el ámbito del rock. Realidades que nada tienen que ver con la letra de un reggaetón mainstream.

Después de haberles enviado decenas de correos electrónicos parece que por fin podré entrevistar a IRA.

Ya les platicaré.

(Fotos: Facebook/IRAREMINISTA)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here