Entrevista por:: Vicente Jáuregui

“Music is our weapon” dice esta banda de Guadalajara, un cuarteto de nü jazz que desde 2009 experimenta con una fusión de hip-hop, soul, rap y electrónica. Con integrantes que poseen un vasto dominio del instrumento, en este combo sonoro confluye el virtuosismo y la técnica bajo composiciones contemporáneas que en vivo se extienden hacia jammings impredecibles y experimentales. Con suficiencia instrumental y un largo recorrido en escenarios internacionales, San Juan Project posee un espíritu irreverente y juguetón, lejano a la solemnidad generalmente asociada con el jazz decimonónico. En sus progresiones armónicas, el groove es una constante que incita al baile entre beats de raíz negra.

 

Quizá uno de los primeros elementos que llaman la atención de SJP es que dentro del nü jazz decidieron meter voces con un alto sentido de flow y de la rima. ¿Cómo surge esta idea o necesidad de complementar lo instrumental a lo vocal?

Arturo Lamadrid: En Guadalajara empezamos tocando en bares de jazz. Poco a poco empezamos a invitar a MC’s a palomear y nos dimos cuenta que la gente se prendía mucho, quizá más que con alguien soleando su instrumento por horas, por eso decidimos incluir letras en algunas de las canciones

 

Otro aspecto relevante es que reversionan su propia música en vivo, está en su naturaleza ir mutando las composiciones cada presentación, ¿se trata de un proceso espontáneo o preparan cada aspecto del nuevo enfoque de las piezas?

En realidad este disco nació en vivo, en un principio sólo comenzamos a hacer loops y a improvisar encima de ellos, a veces las canciones duraban 6 minutos o 15 dependiendo de nosotros o de la gente; creemos que más bien, lo difícil fue hacer que esos temas duraran 4 minutos, o agregarles una parte B o C y meterlos a un disco.

Últimamente, hemos trabajado con más estructura y eso nos ayudó a refrescarnos, lo vimos como otro reto y nos a gustado, quién sabe, quizá después volvamos a despedazar todo.

 

Son una banda muy ecléctica que va de la cumbia al funk y al jazz con soltura, ¿cómo hacen para mantener una personalidad al tener un enfoque tan amplio?

Creemos que en la música se ve y se siente cuando algo no te queda bien, por eso es importante tratar de mantenerse fiel a lo que tu eres. Hace tiempo tuvimos un par de regaños que nos marcaron, el primero fue un músico francés que nos dijo: “no traten de sonar como banda de acid jazz francesa”. El segundo fue un neoyorkino que nos dijo lo mismo: “no traten de sonar como banda de jazz neoyorkina”. Supongo que nos veíamos muy “wannabees” (risas).

 

¿Qué tanto creen que afecte el código postal tapatío para lo que hacen?

Creemos que la centralización era en los 80, cuando no había internet ni celulares y una llamada a larga distancia costaba un dineral. Ahora con la tecnología, laptops, skype, celulares, aerolíneas baratas etc., todo es más sencillo, aún así, nos encanta venir al DF, comer, tomar, dormir y regresarnos a nuestro rancho.

 

“El hilo negro” es un tema emblemático de la banda, ¿consideran que es un tipo de declaración de principios?

Era nuestro primer track, el que manejaríamos como un sencillo. Pensamos que tenía que funcionar como carta de presentación, entonces nos prendió decirle a la gente: “venimos relajados a pasarla a gusto con ellos”. Algo así como un “pick up line” (risas).

 

¿Qué nos pueden decir de Sin Miedo y Con Respeto? un álbum que tiene muchas colaboraciones y que tardó un tiempo en ver finalmente la luz.

Pasaron muchas cosas durante el tiempo en que debíamos sacar un disco. La mitad de la banda se fue, cambiamos de músicos 2 o 3 veces antes de poder volver a sonar como queríamos, como muchas bandas, nosotros tuvimos que pagar por todo. Además, teníamos mucho trabajo, realmente hubo un par de años en que tocábamos 3 o 4 veces por semana, bodas, bautizos, cumpleaños, divorcios, barmitzvahs, etc., en donde nos llamaran. Ahí estábamos y creemos que valió la pena, gracias a eso nos conocemos muy bien unos a otros musical y personalmente, vemos a este disco como un registro de esos años, en realidad estamos muy emocionados por el disco que viene.

 

¿Cuál ha sido hasta a hora la presentación más memorable de SJP?

Hemos tenido varias tocadas en que la gente nos ha recibido muy bien, esperamos que Marvin sea una de ellas.

 

¿Dónde se ven en 5 años?

Siempre hemos pensado en hacer música para poder trabajar siempre, sabemos que “la modita dura hasta que la modita dura”, por lo mismo nos gusta ir despacio y disfrutando el camino, no tenemos prisa por llegar a ningún lado o a cualquier posición, queremos seguir tocando cuando tengamos 60 años y esperamos que así sea.

 

¿Se puede vivir de la música en Guadalajara?

Sí, tienes que diversificarte, tocar con otros proyectos, o hacer cosas relacionadas al tema pero si es posible, todos en la banda lo hacemos, un día nos ves de DJs en un bar o el otro tocando en una boda o covers de salsa, haciendo otras producciones, quizá de músicos de estudio o lo que sea. Nos sentimos orgullosos y afortunados de hacerlo, esa diversidad ayuda a que San Juan Project se alimente.

 

La ciudad va configurando poco a poco un relevo generacional con bandas nuevas como ustedes, Pumcayó, Baltazar, Caloncho, Siddartha o el nuevo Porter, ¿qué opinión les merece todo este nuevo movimiento de bandas?

Nos orgullece mucho que Guadalajara este sonando en todos lados, hay muchísimo talento y esperamos que siga así.

 

Si pudieran hacer el soundtrack de una peli, ¿de cuál sería?

Estaría genial hacer el audio de una película cómica.

 

¿Qué discos los acompañan cuando salen de gira en la carretera?

Siempre es muy diverso, a algunos nos gusta la electrónica a otros el jazz, a otros la salsa a otros el rock etc. Otras veces terminamos viendo una película cuando la camioneta esta fresona y tiene DVD (risas).

 

Qué opinión tienen del festival Marvin a distancia, ¿cómo invitarías a la gente a escucharlos?

Pasa algo bien gracioso, constantemente nos quejamos de que en los festivales siempre tocan los mismos headliners y cuando hay festivales como este nos quejamos de que no conocemos a ninguna, a veces pasamos horas buscando música “nueva” en paginas de internet que ni siquiera nos conocen y nos dicen lo que tenemos que escuchar; para variar estaría bien que investigáramos un poco, escojamos a nuestras favoritas y las apoyemos.

No te pierdas el show de San Juan Project el próximo 21 de mayo en #FestivalMarvin. Consigue tus boletos a través de Boletia, La Roma Records, Common People, Universidad de la ComunicaciónDiscos Mono o Music Box.