Entrevista por:: Vicente Jáuregui

SWIM es un colectivo que decidió embarcarse a explorar los límites del sonido pop moderno. Conformado por miembros de Vaya Futuro y amigos de la banda originarios de Tijuana, este proyecto experimental busca contagiar con una ejecución emocionante y efervecente del guitar pop clásico. Como una banda paralela, corre a su propio ritmo y a la fecha a grabado el disco What A Drag It Is, un disco de sonido atemporal que fue grabado en los estudios de Intolerancia en la CDMX, que ya fue presentado en diferentes venues de Los Ángeles, Tijuana y México. Con letras en inglés y hooks contagiosos que remiten a la sicodelia de finales de los 60, las melodías de este álbum son altamente contagiosas y avanzan entre arreglos que denotan una producción elegante de ánimo retro futurista.

 

Escuché el disco de SWIM antes de que lo bajaran de YouTube

(Risas): Ya lo subimos otra vez.

 

Llama la atención que suena muy diferente a lo que hacen con Vaya Futuro. Acá es más pop sicodélico, se imagina una playa de los 70, con los Beach Boys de fondo.

No fue a propósito irnos hacia Beach Boys, es una banda que nos gusta bastante, pero quizá la idea era más hacia el britpop, Charlatans, Blur, Stone Roses, Oasis, Happy Mondays, Primal Scream. Para el siguiente disco de SWIM queremos irnos hacia una cuestión más electrónica, justo como lo que hace ahora Primal Scream.

 

Todavía no sacan este disco y ya están pensando en otro, ¡qué hiperactividad!

(Risas.)

 

Mencionan a Blur y Oasis, dos bandas que en los 90 parecía que se odiaban por un juego mediático. ¿Con cuál de las dos se identifican más?

¡Blur! El primer disco de Oasis es muy bueno, pero de ahí en adelante no hicieron mucho. Blur es el tipo de banda que quieres ser, porque supieron evolucionar e irse transformando en cada álbum.

 

Incluso los Gallagher, cada uno como solista suena igual que lo que hacían con Oasis, son aburridos, cosa distinta con Damon Albarn, con muchos proyectos, todos diferentes…

… Exacto, Damon saca un disco por año con diferentes proyectos, muy variados todos, incluso hasta óperas. Nosotros con Vaya Futuro o con Swim tratamos de hacer algo diferente cada 6 meses, sino nos volvemos locos. Siempre estamos grabando, produciendo otras bandas.

 

Al tener dos bandas con los mismos músicos, ¿cómo delimitan qué elementos juegan en cada una?

Todo surge de un impulso. Tijuana es una ciudad tan chica que antes de iniciar lo de Vaya Futuro, Armando y yo estábamos ya tocando lo de SWIM. Allá todos tocamos con todos. En algún momento a Swim le faltaron integrantes, más tarde Vaya Futuro también se quedó sin todos los miembros, entonces se dio como transformers, cada que nos juntamos ensamblamos diferentes cosas y tocamos distintos instrumentos, De ahí va saliendo el cambio de sonido. No solo cambia la alineación, sino que en un proyecto compone uno y en el otro cambia.

 

¿Cuándo grabaron el disco de SWIM?

El disco lo grabamos en 2013 en Intolerancia. Luego grabamos otras dos canciones, es un campechano.

 

Wow, tiene casi 3 años enlatado, ¿lo han tocado en vivo, por qué no lo han editado?

No, nunca lo hemos tocado. Cuando ya iba a salir, fue cuando decidimos venirnos y le dimos prioridad a Vaya Futuro. Justo antes de que nos invitaran al festival Marvin, estábamos viendo ya editarlo en serio, por eso lo bajamos de YouTube, pero luego luego lo tuvimos que subir de nuevo (risas). Es difícil echar a andar una banda de cero, pero justo la invitación de Marvin fue el impulso que necesitábamos.

 

¿Ahora ya tiene su propio estudio acá en DF no?

No es nuestro pero ya podemos estar ahí grabando todo el tiempo. Nos soltaron una juguetería muy grande. En Tijuana podíamos grabar pero era un estudio muy chiquito, acá tenemos todo.

 

Graban proyectos de otra gente, ¿a quién eligen para grabar?

De quien se deje (risas). Podemos hacer algo más popero como lo de Daniel Deniss o Jardín. Aprendes muchas cosas porque es muy diferente la producción.

 

Cuando llega un proyecto muy diferente a lo que ustedes hacen, ¿buscan su visión estética o llegan a donde quiere el músico?

Es a donde ellos quieren, porque los escuchas y sobre lo que tu sabes los llevas al sonido que quieren.

 

 Ahora hay muchas bandas en Tijuana, hay como un revival, ¿por qué dejar la comodidad de su ciudad para venir al caos del DF?

El problema es que hay dos bares para tocar y si no sales de ahí te ahogas, te frustras. Eso le pasa a varia banda que está tocando muy chido pero pasan 6 meses y se hartan. Por eso decidimos salirnos, para no repetir lo que ya nos ha pasado con mil bandas.

 

¿Y EU?

No nos gusta, es pagarte todo tú, tienes LA a dos horas, San Francisco a 4, pero hay que cubrir los costos y no es viable. Es una opción cuando ya tienes un nombre en México, de lo contrario no. Es perder tiempo y dinero en shows que no valen la pena ahora.

En el DF, sobre todo por su posición geográfica, hay muchas cosas a un par de horas de distancia y puedes estar tocando seguido, porque no podemos tocar tampoco cada semana acá.

 

Hay quienes dicen que acá no hay escena (risas).

Vayan a Tijuana para que vean lo que significa que no haya escena. Cuando uno está dentro no se da cuenta, tienen que pasar años para darse cuenta que sí había algo. Es como algo utópico pensar que la escena va a hacer que todos se amen, ni siquiera cuando hubo esa escena de shoegaze en los 90 pasaba eso, al contrario, se odiaban todos (risas).

 

¿Qué discos de shoegaze los representan más?       

El Souvlaki de Slowdive, el Isn’t Anything de My Bloody Valentine.

 

El shoegaze surge a principios de los 90, pero no tiene impacto. Cuando parecía totalmente olvidado, de repente es una tendencia. ¿A qué le atribuyen el revival?

Duró muy poco en su momentos, entonces logró hacer una leyenda y ahora todo mundo los está volteando a ver. Slowdive en su momento nadie los pelaba mucho. En ese entonces en Europa esas banda tocaban pero a México no llegaba mucho porque no había internet.

 

En español, Soda Stereo lanzó el Dynamo, en esa época, un disco muy adelantado, porque había una búsqueda estética hacia ese sonido. ¿Qué otras bandas en español meterían en ese canal?

Yo creo que Los Planetas se mas hace todavía más cercano, porque siempre fueron un punto de referencia en la búsqueda de un sonido noise pop.

 

¿Qué bandas del Festival Marvin quieren ver este año?

ESG que fue una referencia muy grande para el disco de SWIM. Sobre todo por la sección rítmica, por la manera de tocar el bajo y la batería. También queremos ver a Trillones de Mexicali, Forecast In Rome, Lawall, hay varias cosas emergentes muy buenas.

No te pierdas el show de SWIM el próximo 21 de mayo en #FestivalMarvin. Consigue tus boletos a través de Boletia, La Roma Records, Common People, Universidad de la Comunicación o Discos Mono.