#SangreDeMetal por Luis Jasso

Y al llegar el solo mis recuerdos no eran del todo equivocados, el público, que asistió en una buena cantidad, comenzó a tararear el solo, y la banda sonreía mientras eso sucedía, como ha sucedido cada vez que han venido a México. Se lee bonito: “cada vez que han venido a México”, y es que se trata de Deep Purple, una de las bandas más queridas por la primera generación de amantes del rock duro –no necesariamente metaleros- que le inculcaron a hijos y sobrinos el amor por esa música a veces compleja, casi siempre elegante y sin falta, contundente.

Nueve han sido las ocasiones en que los británicos han tocado en México, ocho de esas con escala en la Ciudad de México, casi siempre con paso por Guadalajara y/o Monterrey, aunque también hace dos años casi exactos vinieron a Puebla, Guadalajara, León, Zacatecas, Chihuahua y Ciudad Juárez sin pasar por la capital, y es que esa es justamente una de sus características: la banda toca en cualquier sitio donde la quieran ver. No hay continente que el hoy quinteto no haya visitado. Se lee fácil pero no lo es, hay apenas una élite de agrupaciones que pueden presumir semejante logro.

México ha sido protagonista involuntario en la carrera de Deep Purple, para bien y para mal. Antes de que se llamara Estadio Azul, dicho inmueble se llamaba Estadio Olímpico de la Ciudad de los Deportes, manejado por el Instituto del Deporte o INDE. Ahí se gestó uno de los mayores fraudes que se han visto en la historia del rock. El nuestro es un país que no es ajeno a esta práctica desleal, pero en aquella ocasión nadie lo esperaba. ¿Se imaginan como era el mundo sin internet? Probablemente los más jóvenes no, pero hace no tanto tiempo el mundo giraba sin conocer el hoy clásico www, y entonces era más fácil engañar a la gente, como por ejemplo con el anuncio de que en el mencionado estadio tocaría Deep Purple, en junio de 1980. La idea del promotor (gringo, por cierto) era anunciar a Deep Purple y que la gente descubriera que no era tal ya cuando se encontrara adentro del Estadio. Sí, venía Rod Evans, el primer cantante del grupo, pero no estaba nadie más como para sustentar el uso del nombre. El fraude fue llevado además a Estados Unidos y Canadá hasta que una demanda judicial que entablaron los verdaderos Deep Purple dejó caro que eran ellos quienes tenían los derechos sobre el nombre. Curiosamente el infame episodio tuvo en México el único testigo audiovisual que se conserva ya que un canal de televisión grabó casi todo “Smoke on the Water”, la canción con la que abrieron aquella fecha.

Luego de que Ritchie Blackmore dejara por enésima -y hasta ahora última- vez a la banda, México volvió a ser protagonista en la historia del Púrpura Profundo, esta vez en las fechas debut del quinteto en suelo azteca. Con la salida de Blackmore entró Joe Satriani, pero sólo de manera temporal. El reemplazo definitivo era un semi desconocido Steve Morse y la pregunta era: ¿cómo lo recibirá la gente? La respuesta fue hacer 5 conciertos “secretos”, dos en México (CDMX y Monterrey) y tres en Estados Unidos. Veintitrés años más tarde Morse sigue en el puesto de guitarrista titular así que podemos decir que nuestro país le dio suerte.

También fue de la mano de Deep Purple que Dio cantó por primera vez en México, con Orquesta Sionfónica además, en una noche memorable porque el público abucheaba las participaciones orquestales, hecho que enfureció a Ian Gillan y lo motivó a no cantar “Highway Star”, por ejemplo, y provocó que uno de los músicos de cámara, desesperado, gritara “cállense pinches nacos”; lo malo fue que lo hizo en un momento de silencio, se escuchó en todo el recinto y provocó una durísima rechifla en su contra. Ahora será el Autódromo Hermanos Rodríguez el espacio para que, por décima ocasión, Deep Purple derrame su categoría en nuestro país. Así es la de México y Purple, una historia que se puede resumir con una frase de “Knocking at your back door”: lo divertido no es la caza sino lo emocionante de la persecución.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here