Estas últimas semanas ha surgido varias noticias en torno a la hospitalización de Kanye West por psicosis temporal debido a la privación del sueño y deshidratación, una causa fuerte por la que se cancelaron varias de sus presentaciones.

Todo parece indicar que, su amada, Kim Kardashian está pensando en divorciarse del rapero por su reciente hospitalización. Según US Weekly, una persona cercana a la pareja comentó que Kim tomará un tiempo para poder hacer algo pero de lo que sí es seguro es que no quiere seguir casada. Por otra parte se dice que ella está apoyando a Kanye en todo momento pero también está viendo por sus hijos, ya que no quiere al rapero cerca de ellos.

Todavía no se sabe bien que ocurrirá con esta relación, por el momento todavía no ha dado ninguna confirmación a esta noticia.