La relación padre-hija puede a veces resultar tan compleja como la vida misma. Sobre todo cuando en vez de padre solo hay ausencia.

La segunda cinta de Claudia Sainte-Luce, La caja vacía, busca indagar las entrañas de la base familiar a través de la historia de Toussaint, un haitiano de 60 años, que tras sufrir demencia vascular debe comenzar a vivir con Jazmín, su hija, en la Ciudad de México. Este inesperado reencuentro sacará a flote sentimientos escondidos para reflexionar sobre ese concepto tan arraigado en México: la familia.

“La caja vacía evita centrarse en la lenta espiral hacia el desenlace de la vida de una persona. Y en lugar de retratar a Toussaint en su descenso a la locura, lo utiliza como una forma de celebrar su vida. Jazmín empieza a conocer detalles de la vida de Toussaint, que hasta entonces ignoraba, evocando admiración y empatía; en momentos entrando y saliendo de su conciencia, en un elegante viaje a través de las memorias de Toussaint inducidas por la mencionada enfermedad”.

La cinta de Sainte-Luce es un hermoso homenaje a la familia, una gran recomendación para los que se enfrentan al perdón y las segundas oportunidades, porque en realidad nunca puedes conocer de lleno a las personas, ni siquiera cuando se trata de la persona que te engendró.

En cintes a partir del 10 de marzo.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here