33 1/3 es una serie de libros que comenzó a publicarse en 2003. Cada volumen se dedica a estudiar a profundidad el contexto histórico, artístico y personal de un disco clásico del pop/rock. La serie cubre un amplio rango de tipos de música, discos, bandas, artistas: El #13 es sobre el álbum Live at The Apolo de James Brown y el # 100 sobre Dangerous, de Michael Jackson. En esta serie de publicaciones en Marvin reseño mis libros favoritos de la colección 33 1/3, dedicando esta segunda entrega al Paul’s Boutique de los Beastie Boys.

TXT :: Saúl Ramos | FOT :: Portada de Paul´s Boutique por Jeremy Shatan

La historia del proceso de producción de Paul’s Boutique es más parecida a una novela de Bret Easton Ellis (autor de Less Than Zero, American Psycho y Glamourama, entre otras), que a un relato tradicional del pop. Está repleta de drogas, arrogancia, modelos en bikini, actrices de Hollywood, presupuestos millonarios despilfarrados y una victoria final que no era para nada evidente en 1989 cuando salió el disco; se puede leer completa y detallada en el volumen respectivo de la serie 33 1/3 escrito por Dan LeRoy.

Paul’s Boutique es el segundo disco de los Beastie Boys. Para hacerlo, cambiaron de disquera: de Def Jam a Capitol. Dejaron Nueva York y se instalaron en Los Angeles. Reemplazaron a Rick Rubin, quien era considerado parte de la banda porque además de producir el Licensed to Ill, también fue el DJ del grupo por mucho tiempo. En lugar de seguir las expectativas del mercado por publicar una “parte dos” del hit “(You Gotta) Fight for Your Right (to Party!)”, tomaron la dirección contraria llevando a nuevos límites la técnica del collage sonoro a base de sampleos, y confeccionaron una obra de hip hop psicodélico con miles de referencias pop que no tenía una lectura sencilla -o comercial- bajo los estándares de la época.

Una de las primeras frases del libro dice: Lo que sea que los Beasties querían, se les daba. Eso desencadena una larga y explícita serie de anécdotas que ilustran el estilo de vida de la banda en esta época: Se acuartelaron en el hotel Mondrian del Sunset Boulevard, compraron coches de lujo, cultivaron la costumbre de escribir letras bajo el efecto de hongos alucinógenos, fomentaron la práctica de hacer castings falsos con modelos en bikini mientras fumaban porros y ostentaban fajos de billetes, se llamaban por teléfono de extremo a extremo de los bares en los tempranos inicios de la telefonía celular. Todo pagado con el millón y pico de dólares que recibieron de Capitol Records como adelanto de su contrato recién firmado.

Los Dust Brothers, el entonces trío de productores de Los Angeles elegidos por los Beastie Boys para trabajar las bases musicales del álbum, nunca habían estado en un estudio profesional de grabación hasta que empezaron las sesiones de este disco. Aun así lograron marcar para siempre el camino del hip hop con una obra que es calificada como el Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band de su época. Hacia el final del libro, LeRoy compara el proceso de producción de Paul’s Boutique con el de Odelay de Beck también producido por los Dust Brothers. Léelo si quieres saber cuáles son las diferencias.

Adquiere el libro aquí.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here