TXT:: Diego Vive | FOT :: Archivo

Antes del Nevermind, antes del famoso unplugged con lirios, antes del trágico 5 de abril de suicidios y cartas, habían tres amigos que pasaban sus tardes buscando una forma de expresar sus dolores a través de una cámara. Era 1984, a diez años del famoso suicidio que conmovería al mundo entero, un Kurt Cobain de 17 años, su fiel amigo y bandmate Krist Novoselic y Dale Crover, integrante de los Melvins, salían a grabar una película en su tiempo de ocio. Cansados de tanta basura pop que no representaba sus inquietudes, los amigos de apenas 17 años, decidieron experimentar con sus propios medios: una Super 8 de Krist, las calles de su pueblo natal, Aberdeen, y su forma de ver el mundo, peculiar y sutilmente perturbadora.

El resultado fue una serie de desquiciantes videos, recopilados bajo el nombre de Kurt Cobain´s Horror Movies, y a los que se les agregó música de los Melvins. La recopilación salió tiempo después y desde entonces, fanáticos y expertos han querido encontrar indicios que pudieran predecir la tragedia. En Kurt Cobain´s Horror Movies aparecen muchas escenas, como rituales con pentagramas, así como el “sacrificio” de un perro, y lo más impactante: un suicidio simulado por el mismo Kurt con cortes en la garganta por medio de un cuchillo.

Éste video, de poco más de siete minutos, muestra la extraña visión de unos jóvenes pertenecientes a una generación intensa, harta de tanta falsedad “impecable” que se niega a mostrar el mundo como realmente es: crudo, lleno de dolor y locura.

Los videos representan, al igual que la música de Nirvana, una declaración de principios de una mente joven, y atormentada, en contra el pop rosa, acartonado, incapaz de comunicar con autenticidad sus tribulaciones. Kurt Cobain´s Horror Movies muestra la posibilidad de explorar en el arte emociones como el enojo, la desesperanza, y el miedo.

Aquí el cortometraje: