Un artículo de Juan Carlos Hidalgo

FOTOS: FIMPRO

Al principio la selva se manifiesta –está ahí una noche cualquiera-; ¡Esto es la Amazonía! Y un voz joven canta: “Los truenan ya murmuran… la selva se sulfura… eres lluvia! La fascinante exuberancia de la naturaleza vuelta un flow suave, acariciante, místico –dedicado a Santo Severino-. Arriba la tormenta y el agua, y todo se compone y cobra sentido.

Así es “Lluvia”, el tema que tira por delante el ecuatoriano Mateo Kingman, un inmenso talento emergente que prolonga el excelente momento de la música de su país, al tiempo que sumerge al escucha en un trance delicioso que nos reconcilia con los orígenes y el respeto por la tierra.

Apenas hace unos cuantos días sumió a los asistentes de los showcases de la FIMPRO de Guadalajara en un sopor entre ancestral y futurista al combinar electrónica, hip hop y folklore amazónico, cuando nos enteramos que pasará por la ciudad de México para tocar en el Festival Internacional Tlalpan 2016, a celebrarse del 11 al 19 de junio en espacios públicos. Mateo tiene confirmado un concierto el 15 en la explanada de la Delegación. Ello motivó a Marvin para conversar con el músico, encargado de componer, cantar y los efectos, en una agrupación que se completa con Sebastian Schmiedl (batería, percusiones y sencuencias); Pablo Berwanger (bajo); y Alejandro Mendoza (sintes y secuencias).

Es normal que se tengan expectativas antes de asistir a un Festival en el extranjero, pero una vez que hay distancia de su actuación en la FIMPRO, ¿qué aprecian de su intervención y de la Feria en general?

FIMPRO fue muy especial para nosotros; un espacio en donde se cohesionan las energías musicales de todo Latinoamérica. Es un espacio muy poderoso. Nos gusta entregarnos enteramente al momento de subirnos a cualquier escenario, a nivel de sonido y a nivel de energía; en FIT vamos a sacar todo.

¿Cómo fue su experiencia al conocer a Gustavo Santaolalla? ¿De qué conversaron?

Antes de empezar a caminar ya admiraba a Santaolalla, cuando nos llamó no lo podía creer y estaba muy nervioso, pero cuando llegué todo fluyó muy bonito. Él transmite paz, calma y serenidad. Conversamos acerca de mi álbum Respira, me dijo que era “un disco sanador” y que quiere visitarme en la Amazonía. A mí no me queda más que agradecer a la vida por tan lindo encuentro y… respirar.

13316806_1045840808798582_5777075905644632128_o

¿Cómo es tu relación con todo lo que rodea a la Amazonía para que decidieras incorporarlo a tu música? ¿Visitaban con frecuencia o radicaron ahí?

Yo crecí en Macas, un pueblito en la Cordillera del Cóndor en la Amazonía; viví allí hasta hace poco porque mis padres fueron a trabajar con el pueblo Shuar. Mis panas, con quienes hacemos el proyecto, son de Quito pero se han involucrado mucho con mi espacio natural y se han vuelto parte de él.

¿En general, el pueblo ecuatoriano tiene ese interés y respeto por la naturaleza que ustedes muestran en sus canciones?

No todos. Hay una nueva conciencia ecológica, pero que no es distinta a la corriente ecológica mundial creciente. Se ha abusado de los recursos naturales existentes en el país y seguimos haciéndolo de manera poco recíproca (Ecuador vive del petróleo) con la tierra que todo nos ha dado.

¿En qué medida la cultura de la Ayahuasca influye en el concepto total de su propuesta?

Yo hice un fuerte trabajo con las plantas amazónicas, que me cambió la vida. Este primer álbum tiene mucho de mis aprendizajes en ese mundo invisible que existe detrás de este mundo sensible.

En cuanto a la parte electrónica (que en directo cobra fuerza) y el hip hop, ¿cuáles podrían señalar como sus influencias fundamentales?

Nos gusta escuchar muchas cosas nuevas. A nivel de sonoridades hemos buscado un equilibrio entre lo orgánico y lo electrónico. Nos gusta mezclar sonoridades de bombos de madera y cuero con máquinas. Creemos mucho en la innovación de la tradición a través de las sonoridades universales de síntesis. También hacemos mucho sampleo.

El hip hop viene por Control Machete, Mala Rodríguez y muchos otros raperos anglos. Siempre me gustó la idea de poder mezclar hip hop con melodías tradicionales, pop y otros elementos más externos.

¿Consideran que en la música que se produce en el presente cada vez se están desdibujando o perdiendo los límites entre los géneros tradicionales? Ustedes mismos hacen algo que funde diversos elementos en una sola cosa.

Nos gusta lo universal y lo que no tiene limitantes como géneros y subcategorías. Pero también nos gustan las características y las posibilidades sonoras que te dan las expresiones tradicionales, milenarias. Seguramente, en algún momento no habrá más géneros sino solamente músicas del mundo mezcladas con otras músicas del mundo.

¿Van a seguir promoviendo el material grabado hasta la fecha o buscarán proyección internacional a partir de música nueva?

Vamos a tocar este álbum un tiempo más y vamos a lanzar dos videos más del disco. Pero ya tengo nuevas ideas y muchas ganas de grabar el segundo disco. Queremos entrar en plenos circuitos internacionales para poder mostrar este trabajito que hacemos con el corazón.

En varios espacios se ha comentado acerca de lo que está emergiendo de Ecuador. ¿Qué nos pueden contar de los artistas nuevos? ¿Qué características son las más importantes? ¿Los músicos comparten agrupaciones?

En el Ecuador se está dando una fuerte necesidad de recuperar la música tradicional y exponerla en el presente de distintas maneras. Nicola Cruz, Quixoxis, EVHA y varios más está experimentando con las músicas tradicionales y otros elementos electrónicos más “contemporáneos”. Hay otro tipo de experimentación más académica, pero igual de fusión y, en general, se siente una nueva ola de música con identidad propia en ebullición. Yo tengo mi proyecto solista como Mateo Kingman, en donde tocan también Pablo Berwanger, Sebastián Schmiedl y Alejandro Mendoza, con quienes también tenemos un proyecto que se llama EVHA.

¿En cierta medida el éxito y la proyección de Nicola Cruz han ayudado a que el periodismo mirara hacia Ecuador? Incluso los argentinos de ZZK Records abrieron una filial de su sello en el país.

¡Totalmente! Nicola ha sido fundamental para que Ecuador se ponga en el mapa con más fuerza y ZZK Records son responsables de muchas cosas también; Ellos han fundado AYA Records, en Ecuador, y han firmado ya con varios proyectos muy buenos.