Por Jesús Chavarría

 

Las historias de viajeros en el tiempo, más allá de la reflexión existencial y los discursos profundos que suelen incluir cuando deambulan dentro de la Ciencia Ficción básica, también ofrecen productos pop sumamente divertidos. A continuación te contamos de algunos.

STAINS GATE, CALENTAR LA COMIDA PARA VIAJAR EN EL TIEMPO

Hay conceptos que por la insólita naturaleza de su premisa, funcionan a la perfección en el mundo de las viñetas, además de que el estilo asiático les sienta de maravilla. Ese es el caso de la obra de la artista Yomi Sarachi, quien hace una divertida mezcla de elementos, que incluyen a un chico que se autodenominado como “científico loco” y sufre del síndrome de chuunibyou –es decir, su madurez corresponde a segundo año de secundaria–, una joven genio tan enigmática como linda, un geek en toda la extensión de la palabra, una asistente de laboratorio que también trabaja como made, y por supuesto, un horno de microondas que unido a un celular funciona como máquina del tiempo y cuyo detonador requiere del uso de mensajes de texto.

Pero no son solo sus ingredientes lo que hace de Steins Gate una peculiar propuesta relacionada con el tema de los viajes en el tiempo, sino que estos no representan la principal aventura, lo realmente interesante es la investigación alrededor de su funcionamiento, que está plagada de intrigas y hasta asesinatos, que bordea el mundo del espionaje y las teorías de paranoia tecnológica, pero además, todo está manejado en un tono sumamente fresco, plagado de humor juvenil y cierta sátira hacia las corporaciones y el mundo de los fans de estos temas. Mención aparte merece la propuesta visual, precisa y extremadamente limpia. Uno de los mangas más entretenidos y divertidos que se están publicando actualmente en México y es traído por Editorial Kamite.

image2-2

TIME MASTERS: VANISHING POINT, TODO ES CULPA DE BATMAN

Más allá de la ya tan traída, llevada y reinterpretada saga de Flash Point, la historia por excelencia de viajes en el tiempo de DC cómics, existe una miniserie que de entrada por su formato, tiene como ventaja el que no requiera engancharse con una interminable trama con excesivas conexiones. Se trata de Time Masters: Vanishing Point , que además tiene como atractivo extra, que es el pretexto ideal para acercarse al personaje de Rick Hunter, uno de los protagonista de la hoy tan popular serie de televisión, Legends of Tomorrow, quien aquí comanda a un muy distinto grupo de superhéroes –Superman, Hal Jordan, Booster Gold–, en la búsqueda de un Bruce Wayne que con sus vagabundeos en el tiempo pone en peligro a todo el universo.

La narrativa tiene el encanto propio de los ochenta, con un desarrollo a tres frentes muy bien estructurado y un acabado visual tradicional pero igualmente espectacular. Claro, esto no debería extrañarnos dado que el perpetrador es Dan Jurgens, un autor clásico que tiene en su haber obras tan significativas como la mismísima Muerte de Superman.

image3-2

VOLVER AL FUTURO, MÁS VIAJES PERO EN PAPEL

Este es uno producto meramente para coleccionistas y fans de la saga. Y no por que carezca de calidad, sino por que es evidente que el objetivo principal es aprovechar el encanto e ingenio que le distingue, para ofrecer episodios nunca antes vistos de la vida de los personajes, pero sin adentrarse o explorar demasiado, solo diversión. Así, de pronto podemos ver un poco de los andares de un mucho más joven Doctor Emmett Brown y su relación con antiguas asociaciones científicas o como es que conoció al buen Marty McFly. El arte, como suele suceder con las propuestas armadas en base de episodios autoconclusivos realizados por distintos artistas, es un tanto irregular, pero eso sí, están llenos de referencias. La estupenda edición que incluye portadas alternativas –en la que destaca una con la imagen del célebre Almanaque que provoca todo el problema en la segunda película– va por cuenta de Editorial Kamite.

image5-1

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here