I’ve Nothing But My Name es el nombre de un pequeño documental producido recientemente por Rough Trade en el que podemos ver a las legendarias figuras Iggy Pop y Thurston Moore sostener una muy interesante charla.

Tras discutir acerca de los pormenores que inspiraron el más reciente álbum de Iggy (Post Pop Depression), la pareja de camaradas decide dejar de lado la platica para sumirse en su papel como músicos. Misma situación que da como resultado un delirante cover del clásico de Chuck Berry, “Johnny B. Goode”.

La interpretación inicia cerca del minuto 15.[m]