Fue en 1993 cuando Richard Linklater estrenó Dazed and Confused, su tercer largometraje inspirado en los años 70. No obstante, el director estadounidense no quedó satisfecho con transportar a su público dos décadas atrás, pues ahora, más de dos décadas después, llega Everybody Wants Some, su “secuela espiritual” ochentera.

Si bien Linklater no sólo quiso regresar en el tiempo, sino que pretendió explorar y proyectar a la frenética juventud de aquella época, este nuevo esfuerzo cinematográfico viene a continuar lo que hace 22 años dejó al público con ganas de más, un filme lleno de promiscuidad, mocedad y rebeldía.

Observa a continuación el primer adelanto de su nuevo filme: [m]