TXT: Toño Quintanar

Corre el año del 2000 y John Frusciante se presiente un tanto nostálgico ante la llegada de un nuevo siglo cargado con presagios y epopeyas de carácter imprevisible. Es en medio de este contexto que el músico escucha cierto llamado: la necesidad de regresar a las facetas más seminales de aquellos sonidos que lo forjaron como ser humano.

Nunca fue un secreto el hecho de que este “anti-héroe” de la guitarra siempre estuvo influenciado por los acordes absolutamente abismales –rugidos cavernosos que semejan a voces druídicas- de Bernard Sumner, mítico mago del new wave quien revolucionaría para siempre a la historia de la música gracias a la implementación de un estilo que, hasta la fecha, sigue siendo el tallo nervioso elemental del rock n roll actual.

Fue bajos los influjos de este profundo sentimiento de reapropiación que Frusciante tuvo a bien reunir a sus camaradas Flea y Josh Klinghoffer (ubicado en la batería en esta ocasión) para dar un memorable show en el Spaceland de California cuyo set estaría compuesto exclusivamente por algunos de los clásicos más entrañables de Joy Division. De esta manera surgió Still, una de las rarezas más sublimes dentro de la historia de la música.

La grabación no es precisamente de la mejor calidad (es bootleg) pero, aquí entre nos, es precisamente esa atmósfera subterránea que invoca la que la transforma en una auténtica experiencia conceptual. Así que, si aún no has disfrutado de este genial experimento, no esperes más (abajo tienes la grabación completa) y, si ya la conoces, siempre es buen momento para volver a deleitarse con su increíble sonido.

Set:

01. Exercise One
02. Disorder
03. Twenty Four Hours
04. Failures
05. Shadowplay
06. Wilderness
07. Warsaw
08. She’s Lost Control
09. New Dawn Fades
10. Colony
11. Love Will Tear Us Apart

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here