TXT:: Toño Quintanar

Si has visto más de dos, tienes problemas.

Obviamente, cualquier persona con algo de sentido común sabe que el hecho de tener inclinaciones fílmicas un tanto sórdidas no te vuelve un asesino múltiple o un violador de niños. Sin embargo, el prejuicio es algo palpable dentro de nuestra sociedad y tus amigos fresas, o esa chica cristiana que te gusta, nunca dejarán de mirar con malos ojos que te gusten pelis con títulos como Slaughtered Vomit Dolls o I Spit on Your Grave.

A continuación, te ofrecemos una lista de 6 títulos que debes de esconder muy bien en tu bóveda de rarezas si no quieres que tus semejantes te tachen de psicópata.

Vase de Noces. (Thierry Zéno, 1974)

Un auténtico malviaje de tintes casi surrealistas donde lo vomitivo y lo incómodo ejercen una influencia infranqueable. Un chico granjero se enamora de una gigantesca cerda y, tras varios actos rituales, termina consumando su amor de manera carnal. Zoofilia, coprofagia y una narración verdaderamente alucinante; todo en un mismo paquete.

Where the Dead Go to Die. (Jimmy ScreamerClauz, 2012)

Tres historias animadas confeccionadas con un estilo cutre el cual nos abre la puerta hacia un auténtico pabellón de perversiones explícitas donde la violencia machacante y la sexualidad mórbida se tornan los principales ingredientes. Recomendable para ver con la luz apagada.

Snowtown. (Justin Kurzel, 2011)

Narrada con un realismo casi pericial, esta cinta dirigida por Justin Kurzel (creador quien sorprendió recientemente con su genial Macbeth) nos introduce en la mente de los asesinos seriales más memorables dentro de la historia moderna de Australia. Depurada de exageraciones rimbombantes, Snowtown se vale de su opresora ambientación para llenar al espectador de una creciente sensación de malestar.

The Life and Death of a Porno Gang. (Mladen Djordjevic, 2009)

Un feliz crew de inadaptados sociales que se dedica al entretenimiento de carácter pornográfico comienza a verse inmiscuido en una serie de trabajos escabrosos que pronto llegarán a terrenos verdaderamente perturbadores. Una cinta que, definitivamente, no debe de ser vista por ninguna persona que no soporte escenas de violencia que involucren animales.

ReGOREgitated Sacrifice. (Lucifer Valentine, 2008)

Esta cinta se vale de una narrativa desquiciadamente aleatoria para ofrecernos una serie de imágenes que parecen salidas de la pesadilla más surreal. No existe realmente una trama rígida en este filme. El espectador simplemente es testigo de una serie de situaciones pornográficas y de matiz snuff que se ven exacerbadas mediante una descarnada brutalidad que no conoce límites.

Hate Crime. (James Cullen Bressack, 2012)

Abusando de la crudeza del género foundfootage, el novel James Cullen Bressack nos ofrece esta controversial pieza que funge como una reflexión acerca del odio racial. Una familia judía se encuentra disfrutando de un tranquilo cumpleaños sin imaginar que pronto será la víctima de una pandilla de neonazis drogadictos dispuestos a todo. Una puesta en escena que, como ya te imaginarás, resulta en cerca de 71 minutos de sadismo puro.