Por Jesús Chavarría

Hasta ahora uno debe reconocer que en términos generales, la decisión de establecer el famoso canon, dentro del Universo Star Wars, ha sido bien aprovechado por Marvel –Editorial Panini es quien los publica en Mexico-, en lo que a cómics se refiere. Esto nos ha dejado estupendas piezas que exploran aspectos poco conocidos de los personajes y pasajes que solo fueron referidos en la historia principal, entre ellas la que representa la primera serie en solitario para el legendario Darth Vader.

 

 

STAR WARS: DARTH VADER, EL PRELUDIO

Después de la destrucción de la primera estrella de la muerte, el temible Darth Vader es el único sobreviviente del desastre militar más grande de la historia del Imperio Galáctico. La responsabilidad de aquello pesa sobre sus hombros por lo que cae de la gracia del Emperador, su estatus es cuestionado y tiene que estar bajo órdenes expresas de un superior. Por si fuera poco, sospecha de las maquinaciones de su viejo y maligno maestro. Así que mientras cumple la misión que le es asignada, se empeña en descubrir que es lo que le oculta y de paso trata de encontrar a aquel piloto responsable de su desgracia, ese mismo que manifestó una gran conexión con la fuerza y cuya identidad le intriga. Con esto como premisa y contando con el impecable trabajo visual de Salvador Larroca -cuya corrección a veces raya en el virtuosismo-, es que Kieron Gillen entrega la que debe considerarse no sólo como una de las mejores historias del nuevo canon, sino del universo expandido de Star Wars.

Con mucho cuidado, el guionista acomoda cada una de las piezas, para diseccionar y al mismo tiempo reconstruir la personalidad del célebre Lord Sith.. Con una frialdad envolvente y jugando con efímeros y precisos flashbacks, lo regresa a parajes tristemente conocidos –de Tatooine y Genosa, entre otros- y lo lleva a encontrase con gentes como Jabba The Hut y Bobba Fett, mientras visiones de su pasado, cual si de espasmos se trataran, explotan en su mente. Mención aparte merece la presentación de la Arqueóloga de Droides, cuya deslavada ironía y pesimismo, salpicada de desfachatez, se convierte en un interesante y refréscate contraste, que además abre enormes posibilidades para explorar el tema de la inteligencia artificial dentro de la franquicia, empezando por lo que tiene que ver con el Droid Gotra –grupo de droides de batalla que luego de las Guerras Clonicas no fueron desactivados y actúan por cuenta propia- y la presentación de una especie de retorcida y escalofriante versión de C3-PO y R2-D2. Pero esto es solo el preludio para lo que simplemente se titula Vader Down.

image8

 

STAR WARS: VADER DAWN, EL EVENTO

Este es el primer gran crossover de la serie de títulos sobre el universo Star Wars, publicado por Marvel dentro del nuevo canon, y hay que decir que sin ser realmente espectacular, cumple y tiene los suficientes elementos para dejar satisfechos tanto a los fans, como a cualquiera que haya decidido acercarse por primera vez a la franquicia a través de los cómics.

Apostando por la austeridad de diálogos y la acción contenida, Gillen evita los rodeos y lleva los conflictos a su punto más álgido, entregando un entramado que equilibra bien los hechos conectados convenientemente con la saga fílmica, con otros que obedecen más al simple disfrute, como el de ver a Chewbacca en una pelea de Wokies o a legendario Lord Shit repartiendo caña por doquier. Otro punto a destacar es la forma en que los trazos de Salvador Larroca en conjunción con el trabajo de color del mexicano Edgar Delgado, para la parte final logran interpretar para las viñetas el tono de inquietud evocadora, que caracterizaba a la trilogía fílmica original. El cruce se da entre las líneas argumentamos planteadas dentro del Star Wars: Darth Vader y Star Wars, y aunque ciertamente ha entregado algunos personajes medianamente bien logrados –como la variante del General Grievous- por otro lado presenta otros de gran potencial -dígase la Dr. Aphra y sus droides malvados- que bien vale la pena seguirles la pista en los futuros arcos argumentales.

 

image12