TXT:: Juan Carlos Hidalgo
FOT:: Feli Gutiérres y Arturo Lara

En nuestro entorno a los 18 años obtienes la mayoría de edad, así que al festival le viene el año que entra lo que alguien llamaría madurez. La edición 2016 ha pasado y bien haríamos en comenzar a preguntarnos por el porvenir. Y también es oportuno subrayar algo que se suele pasar por alto: ¡es un festival iberoamericano de cultura musical!. Lo que ha permitido ampliar su estructura y alcances hasta convertirlo en un fenómeno difícil de abarcar y explicitar, pero siempre con la meta de ofrecer una fiesta que ningún otro evento ha logrado. El Vive, además de música, es la celebración de lo nuestro con los nuestros.

El 2016 pasará a la memoria colectiva como el año que Café Tacvba tocó completo el Avalancha de éxitos –a 20 años de su publicación– y apareció con una sección de cuerdas, que le aportó hermosura a la presentación. Completada por una candente participación del arpista Celso Duarte. ¿Qué importa si la polémica bizantina hace vociferar si es rock o no es rock? ¿De verdad alguien puede molestarse por la aseveración de que ha perdido filo? Nada permanece estático y es imprescindible la renovación. ¿Qué nos hace seguir asistiendo si no el milagro del arte? Rubén puede descender de un vocho suspendido en el aire y hacer que la parafernalia potencie el glamour y la experiencia estética.

Cierto es que está edición debió tornarse morada y que de aquí y de allá llegarán los homenajes y las citas a Prince. En lo personal me quedo con las de Vicentico y Los Toreros Muertos, una banda que no se regodea en la nostalgia –instalados en un ardiente presente– y que hace del humor más despatarrado un arma de combate a partir de la inteligencia. No todos los días una verdadera leyenda del rock español pasea su charmé.

Las multitudes más militantes se sintieron complacidas con esa murga gigante que montan Los Auténticos Decadentes; que no se nos olvide que esto es una fiesta. Por lo que el gozo pasó por la vuelta de Plastilina Mosh y el regreso a México de los catalanes Dorian –tan en su punto, tan explosivos–. Recordemos la expectiva que se ha creado alrededor de la carpa Momentos Indio, en donde se han presentado actos sorpresa desde hace ya varias ediciones, teniendo este año sobre el escenario a un súper combo integrado por Rubén Albarrán, Los Auténticos Decadentes, Panteón Rococó, Inspector, Ely Guerra, La Maldita Vecindad, Castillo (Jumbo), Jonás (Plastilina Mosh).

Que bueno que los años y una apertura mental importante le dieron su lugar a Natalia Lafourcade. ¡Dejemos de tenerle miedo al pop de excelente factura! Esta mujer es una artista muy solvente e inspirada –vaya, hasta naive si se quiere–; su talento se desborda y tal parece que eso les cala a los Talibanes de la música. Pero que no se quejen, puede headbanguear con la aplanadora femenina que es Savages o bien optar por otros héroes de la pesadez como son Baroness o la parte thraser electro punk de The Prodigy.

En 2016 habremos de insistir acerca de si se están desarrollando propuestas nacionales que logren convertirse en cabezas de cartel. Si por la gente fuera, Porter están listos para subir al podio. ¿Podrán recuperar el tiempo perdido en lo que se reinventaron por el cambio de vocalista?

No me deja de rondar la pregunta: ¿se debe ser optimista tras esta edición? Las cubanas de Ibeyi sencillamente nos llevaron a rozar la gloria. ¿Se puede pedir todavía más? Me alienta saber que grupos como Pumcayó van en plan ascendente, que el hip hop se roza con la mejor poesía a través del español Nach y que Todos tus Muertos recibieron el trato de estrellas de leyenda que merecen.

Habrá quien se interese por los manierismos de Bunbury y otros tantos que se imaginaron en los Balcanes con Goran Bregovic. En fin, festejemos por Gepe –en alza total–, por lo refrescante de The Chamanas y su combativa vocalista; ellos trajeron al Vive el recuerdo de José José y Los Ángeles Negros. Con mucho valor y soltura dejaban ir ese: ¡Viva México, guys! Sincero mestizaje.

2016 trajo su avalancha de éxitos y buenos augurios; de la champeta electrónica de los colombianos de Systema Solar al indie desprejuiciado de los argentinos Tototomás y los mexicanos Kill Aniston. El que sabe escuchar encuentra y los hallazgos no fueron pocos. Una celebración masiva como el Vive Latino es demandante, exigente, excitante, compleja. ¿Y acaso esos no son atributos del rock? Ese cadáver exquisito sigue danzando por más que lo maten o se suicide. Tiene un pacto de inmortalidad que nos hace sentirnos eternos mientras dura una canción y estemos delante de alguno de sus escenarios.

Vive Latino 2016

FOT:: Feli Gutiérres

Vive Latino 2016

Plastilina Mosh FOT:: Feli Gutiérres

Vive Latino 2016

Enrique Bunbury FOT:: Feli Gutiérres

Vive Latino 2016

León Larregui FOT:: Feli Gutiérres

Vive Latino 2016

Los Auténticos Decadentes FOT:: Feli Gutiérres

Vive Latino 2016

FOT:: Feli Gutiérres

Vive Latino 2016

Natalia Lafourcade FOT:: Feli Gutiérres

Vive Latino 2016

Two Door Cinema Club FOT:: Feli Gutiérres

Arturo Lara © Todos los derechos reservados

Gepe FOT:: Arturo Lara

Arturo Lara © Todos los derechos reservados

Los Viejos FOT:: Arturo Lara

Arturo Lara © Todos los derechos reservados

Tex-Tex FOT:: Arturo Lara

Arturo Lara © Todos los derechos reservados

Café Tacvba FOT:: Arturo Lara

Arturo Lara © Todos los derechos reservados

Carla Morrison FOT:: Arturo Lara

Arturo Lara © Todos los derechos reservados

Los Toreros Muertos FOT:: Arturo Lara

Arturo Lara © Todos los derechos reservados

Of Monsters and Men FOT:: Arturo Lara

Arturo Lara © Todos los derechos reservados

The Prodigy FOT:: Arturo Lara

Café Tacvba

Café Tacvba FOT:: Feli Gutiérres

Ibeyi X

Ibeyi FOT:: Feli Gutiérres

Savages

Savages FOT:: Feli Gutiérres

Porter

Porter FOT:: Feli Gutiérres

Vive Latino 2016

Dorian FOT:: Feli Gutiérres

Arturo Lara © Todos los derechos reservados

No Te Va Gustar FOT:: Arturo Lara

The Chamanas

The Chamanas FOT:: Feli Gutiérres