Este dúo de músicos nacidos en Regiate, al sureste de Inglaterra nos sorprendieron con su gran álbum debut Settle en el 2013, que nos hizo ver la nueva oleada de músicos jóvenes que se venía venir, con grandes temas que, hasta la fecha, ponen a bailar a más de uno sin pena ni pudor. Dicho material hizo que Guy y Howard Lawrence dieran la vuelta al mundo y se colarán a los grandes festivales de música donde alguna vez soñaron tocar.

Dos años más tarde, compartieron Caracal (2015), un material que los dejo con grandes aciertos, volviendo a colaborar con Sam Smith, sumando el talento de Lorde en uno de sus temas, así como a The Weeknd en el primer track del disco y cautivando con la calidad que tenía esta producción en vivo. Los videos de su material fueron pequeños fragmentos de una historia creada en la Ciudad de México, donde lugares como el Monumento a la Revolución y el metro Oceanía fueron los elegidos para desencadenar una historia de suspenso en cada videoclip que mostraron.

Este año, Disclosure debuto como organizador de su propio festival Wild Life Festival el 11 y 12 de junio en Brighton, donde fueron el acto principal de esta edición. En su presentación debutaron un nuevo tema llamado “Boss”, bits muy bien ejecutados con secuencias seguidas de instrumentos en vivo que podrían hablar de un gran trabajo de estos dos ingleses.

Al día siguiente, debutan su EP Moog For Love, un EP que esperaba no sacarme de la cabeza por el gran potencial de los hermanos Lawrence, pero lamentablemente no fue así, creí que Disclosure me haría venir en el auto a todo volumen con este material, pero no. Este EP, desde mi punto de vista, cumplió como un nuevo lanzamiento, pero no tuvo efecto en mí, no digo que es un mal trabajo pero por más de que Al Green le haya gustado no quita que los chicos tengan que seguir mejorando.

Creo que me quedo con el Disclosure que sorprendió al mundo con “F For You”, “Latch” y todos esos grandes éxitos que me estallaban en la cabeza [m]